Hay gente con mucha imaginación, quizás demasiada. Si echas un vistazo a la cantidad de artículos que han sido patentados en las últimas décadas, seguramente verás en muchos de ellos una gran utilidad, pero en una amplia mayoría, cierta falta de criterio.

Hay algunas personas (muy listas) que han intentado patentar artículos que existen desde hace mucho tiempo y que no están registradas. Es el caso de la rueda. Sobre este artículo tan utilizado actualmente no se sabe con certeza su origen, y por lo tanto tampoco quién fue su creador. En principio, se supone que hace más de siete mil años ya se utilizaba en Mesopotamia, pero no se tiene un conocimiento certero al respecto. Ante este vacío, un australiano quiso patentar en 2001 'un dispositivo circular para facilitar el movimiento', es decir, una rueda. En realidad, toda esta acción tenía un objetivo añadido: llamar la atención a las autoridades sobre los vacíos legales al respecto.

Además de los intentos de patentar objetos ya existentes, no han sido pocos los usuarios que han querido adjudicarse inventos realmente descabellados. El barril encima de la cabeza es un buen ejemplo de ello. En 1999 Flann RANDALL (Patente WO 9939598) patentó el sombrero distribuidor de bebidas. Al más puro estilo de gorra con dos latas de cerveza a los lados y dos pajitas, Randall apostó por un barril de cerveza tradicional, con grifo incluido, que el usuario llevaría permanentemente sobre la cabeza. El sustituto de las pamelas.

Foto: worldwide.espacenet.com
Foto: worldwide.espacenet.com

No menos sorprendentes son los guantes para enamorados. Parece ser que en 1990 King Terence David (Patente GB 2221607) estaba muy enamorado de su pareja, por lo que decidió dejar constancia de que fue él quien inventó unos guantes para invierno que por dentro permiten que los enamorados sigan llevando las manos juntas mientras que por fuera se protegen del frío.

Foto: worldwide.espacenet.com
Foto: worldwide.espacenet.com

Y del amor, a la muerte. Si hay algo seguro en esta vida es que el final del todo es la muerte. Suena 'chungo', pero es inevitable. Lo que sí que es posible, o por lo menos así lo cree su inventor, es conocer el día y la hora exacta a la que vas a fallecer. Si quieres aprovechar al máximo el tiempo que te queda, lo tuyo es el reloj Tikker, que fue patentado por el inventor sueco Fredrik Colting, quien asegura que el reloj, lejos de ser algo sórdido, pretende ayudar a la gente a vivir sus vidas al máximo.

Si hay dos empresas que ocupan páginas y páginas de información por sus problemas de patentes, esas son Apple y Samsung. El motivo de estas constantes disputas se entiende mejor al conocer que por ejemplo Apple tiene patentado la forma del rectángulo. ¿Qué pretenden los de la manzana con esto? Asegurarse de que la forma rectangular que tienen todas las tabletas está registrada a su nombre. Está claro que también se podrían hacer tabletas triangulares o redondas, pero a simple vista no parecen muy prácticas.

Algunas batallas se pierden, como la del rectángulo, pero otras se ganan. Si nunca ves un logo cambiante en otros buscadores que no sean Google, que no te extrañe. El gigante buscador patentó tener un logo cambiante para eventos especiales, es decir, sus doodles.

Que tampoco te extrañe si, por ejemplo en un teléfono HTC recibes un email con un número de teléfono y al pinchar sobre él no puedes llamar directamente. Apple ganó la patente de un "sistema y método para realizar una acción en una estructura en datos generados por computadora", es decir, poder presionar un dato, por ejemplo un número, para realizar una acción, como llamar.

Foto: Alexandre Dulaunoy - Flickr