Desde la Wikipedia hasta Youtube: Cómo descargártelo TODO

Todo el mundo sabe que gracias a –o por culpa de- programas como eMule, uTorrent y similares, es posible descargarse de internet casi cualquier cosa. Y todo el mundo sabe bajo qué circunstancias es –o no- legal hacerlo y qué contenidos pertenecen al dominio público y cuáles no. Allá cada cual con su conciencia. Pero el saber nunca está de más y tal vez te interese saber cómo puedes descargar en tu ordenador prácticamente cualquier cosa que te encuentres por Internet, desde una página web completa hasta tu historial de emails.

Por ejemplo, la mismísima Wikipedia. Ojo, y además todas sus versiones “hermanas” como el Wiktionary o la Wikiversity, además del conocido Proyecto Gutemberg, un compendio de casi 50.000 libros electrónicos que están disponibles de manera gratuita y legal para todo el mundo. Todo, todo este saber puede pasar a engrosar la memoria de tu disco duro con un simple clic de ratón. La Wikipedia en español ocupa cerca de dos Gigabites, mientras que el ingente Proyecto Gutemberg pesa casi 200. ¿Cómo puedes tener este tesoro de saber? A través de la página Kiwix. Por si fuera poco, una vez hayas completado la descarga podrás efectuar búsquedas en “tu” Wikipedia como si estuvieses navegando por la web, pero sin problemas de conexión, esperas o tiempos de descarga.

Otra herramienta fabulosa, esta vez enfocada a los contenidos de Youtube, es aTube Catcher. Un programita ligero y muy sencillo de usar que te permitirá salvar en tu memoria cualquier vídeo de Youtube o, si así lo deseas, sólo su sonido. Lo mejor es que puedes elegir la calidad y el formato que mejor te parezcan: vídeos MP4, WMV, MOV, MPG2, o MKV y sonidos en MP3 de hasta 320 kbps, una calidad muy alta. También puedes elegir la resolución del video a descargar, algo muy de agradecer si tenemos en cuenta que cada vez están más generalizados los contenidos HD en Youtube.

Pero tal vez quieras ir más allá de descargarte determinados contenidos o archivos. ¿Qué tal descargarse una web completa? Puede resultar extremadamente útil para diseñadores de páginas web, por ejemplo, ya que la página que copiaremos aparecerá en nuestro disco duro con su estructura original completa, sus respectivas carpetas de imágenes, código HTML, el árbol de directorios, etc. Para conseguirlo dirígete a la web oficial de HtTrack Website Copier y descárgate su programa gratuito y de dominio público, disponible para los sistemas operativos más usados.

Otra cosa. A lo mejor en algún momento necesitarías acceder a alguno de los miles y miles de correos electrónicos que has enviado y recibido en tu vida. Con la capacidad casi ilimitada que hoy en día ofrecen servicios como Outlook (el antiguo Hotmail), GMail o Yahoo!, ya casi nunca nos preocupamos de limpiar las bandejas de entrada y salida y todos nosotros tenemos acumulada una enorme ristra de emails. Para los casos en los que no tengas conexión a Internet, o simplemente porque te apetezca guardar en un archivo todos esos correos, puedes acudir a la extensión Thunderbird de Mozilla. Esta aplicación no solo te permitirá guardar tu historial de correos electrónicos, también es un magnífico gestor de cuentas de correo que permite personalizar al detalle la manera en que usas esta imprescindible herramienta, integrando por ejemplo todas tus direcciones de email en un solo interface, entre muchísimas otras opciones.

Igualmente útil puede resultar descargarse ficheros en formato flash (muy usado por ejemplo para hacer pequeños juegos) que normalmente requieren una conexión a la red para ejecutarse. Pues bien, con File2HD –un nombre muy explícito-, es posible obtener no solo esos archivos flash sino además virtualmente cualquiera de los contenidos que albergue una web, incluyendo su “style sheet” o plantilla de estilo. Este software está disponible también para iPhone y Android.

Finalizamos con un buen consejo: ¿estás seguro de que todos los drivers de tu equipo están al día? ¿Sabes cómo actualizarlos todos a la vez, de manera segura, gratuita y muy sencilla? Tradicionalmente, este proceso era un pequeño calvario que los usuarios de Windows raramente llegaban a completar sin grandes esfuerzos. Tras comprobar que el fabricante de nuestra tarjeta gráfica o del monitor, o el teclado… habían publicado una versión actualizada de los drivers, debíamos bucear por los vericuetos de la web oficial de cada marca hasta encontrar el archivo en cuestión, descargarlo e instalarlo. Un suplicio. Otra opción era adquirir algún software que llevase a cabo estas tareas de manera automática, pero claro, había que pagar por ello. Pero con una pequeña maravilla llamada Driver Booster podremos escanear nuestro sistema para detectar cualquier driver pendiente de actualizar y, en un momento, estar descargando los que necesitemos. La versión gratuita es más que suficiente para hacer todo esto.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando las mencionadas cookies y la política de las mismas. Más información ACEPTAR

Aviso de cookies