Rentafriend.com: ¿Se puede alquilar la amistad?

En Internet puede encontrarse prácticamente de todo: productos, servicios, parejas y ahora hasta amigos. Hay muchos motivos y situaciones en las que una persona puede sentirse sola: un traslado de ciudad, un viaje en solitario, unos gustos cinematográficos particulares, la incapacidad de ir al gimnasio si alguien no te acompaña, una ruptura sentimental y, para qué negarlo, ser un bicho raro nunca ayuda ;-).

Pues bien, igual que existe un sinfín de páginas que te ayudan a encontrar novi@, lo último en la Red es el alquiler de amigos.

Rentafriend es la plataforma más grande y conocida. Este portal (sólo web, no tiene app móvil) cuenta, a fecha de hoy, con casi 527.000 usuarios registrados en todo el mundo, incluyendo España. Eso sí, solo está disponible en inglés.

Si buscas amigos en Madrid, por ejemplo, encontrarás más de 80 disponibles. La búsqueda en Barcelona da como resultado 73 candidatos a ser tu amig@.

¿Cómo funciona?

En Rentafriend.com, navegar y curiosear es gratis, pero para entablar conversación con alguien hace falta registrarse y pagar una pequeña cuota (de unos 30 dólares al año). Pero ahí no queda la cosa: como todo alquiler, se paga por él. El precio habitual de alquilar a un “potencial amigo” oscila entre los 10 y 50 dólares la hora, pero “muchos”, matizan desde la propia web, “están dispuestos a negociar y bajar un poco la tarifa”.

Al contrario, postularse como “amigo de alquiler” es 100% gratis. Dado que antes de concertar la cita se suele conversar largo y tendido (lo que te permite filtrar mejor a tus empleadores) no parece un trabajo mal pagado, ¿no crees? Tampoco es mal negocio para la compañía, que se embolsa más de 1 millón y medio de dólares al año por hacer posible esta particular magia de la amistad.

Fuente: ONE News

Esta compañía la fundó un emprendedor llamado Scott Rosenbaum (podéis verlo en la foto junto a su ¿amistosa? calavera) en el año 2009, en una localidad de Nueva Jersey (muy cerca de Nueva York, pero más barato). Según cuenta, se inspiró en el éxito que estaban teniendo páginas similares en Japón. Al parecer, en el país asiático es relativamente frecuente que cuando se produce un divorcio, un fallecimiento o cualquier otra situación en la que falta un miembro de la familia, se alquile a alguien que supla ese hueco. Lo mismo ocurre por ejemplo si uno de los padres no puede asistir a la función escolar de su hijo, o a su graduación.

En Estados Unidos y Europa, como supondréis, ese modelo de negocio necesitaba ciertos “retoques”. Aun así, para evitar malentendidos, Rentafriend deja patente, en la primera línea de su presentación a los medios de comunicación, que “no se trata de una web de citas ni de servicios de acompañamiento. Rentafriend es exclusivamente para la amistad platónica”.

Y tú, ¿pagarías/cobrarías por encontrar a tu amig@ perfect@?

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando las mencionadas cookies y la política de las mismas. Más información ACEPTAR

Aviso de cookies