Cómo tener mapas en tu móvil sin estar conectado a Internet

Hace poco más de un año me mudé de ciudad. Antes del viaje había liberado mi móvil y pensaba comprar una tarjeta prepago al llegar a mi destino para que mi Android empezase una nueva vida al mismo tiempo que yo. Una de las primeras cosas que necesité fue disponer de un mapa de la ciudad para moverme por ella… y el saldo voló en unos minutos. Repetí la operación varias veces hasta que, resignado, me compré un plano de papel mientras pensaba en lo fantástico que sería disponer de su versión electrónica (con buscador de calles, información de transportes públicos, fotos de referencia…) pero sin el problema del roaming o los datos. Para que no te pase lo que a mí, o para que puedas planear mejor que yo tu próximo viaje, toma nota de estos trucos y aplicaciones para tener mapas disponibles en tu teléfono aunque no estés conectado a Internet.

Google Maps, posiblemente la aplicación más completa y utilizada para todos los que buscan mapas, es fantástica. Si tienes internet, claro. Afortunadamente, y desde hace no mucho, podemos descargar en la memoria de nuestro teléfono los mapas que queramos para acceder a ellos cuando lo necesitemos. Aunque no todos los mapas de Google están disponibles para este tipo de uso y en algunos casos el nivel de detalle de la versión offline es inferior a la online, se trata de una de las mejores opciones para cualquier viajero. Si te ves en un aprieto, busca algún local con wifi gratuito, como edificios públicos o centros comerciales, y descárgate la ruta del día siguiente.

En muchos casos, las ciudades más turísticas tienen unas cuantas aplicaciones que puedes encontrar en Google Play y que incluyen información turística y por supuesto mapas. Casi todas ofrecen la posibilidad de instalarte la versión “ligera”, que requiere de conexión permanente para ofrecerte la información a medida que se la pides, y una versión “pesada” que te graba todo el contenido de la app en tu tarjeta de memoria. Si es necesario, libera espacio y elige esta opción porque te lo agradecerás a ti mismo cuando estés en tierra extraña. En el caso de grandes ciudades, incluso los servicios de metro o autobuses suelen contar con sus propias apps en varios idiomas. Busca el nombre de la ciudad a donde vayas a ir en Google Play y seguro que hay suerte.

TomTom, la conocida marca de GPS y navegadores para coche, se ha reinventado a sí misma en forma de aplicación y por un precio que va de los 21 a los 50 euros puedes descargarte los que posiblemente sean los mejores y más actualizados mapas electrónicos. Si el precio te echa para atrás, piensa que incluye actualizaciones de por vida y un montón de funciones como planeador de rutas idóneas teniendo en cuenta el tráfico en tiempo real –esto último, obviamente, si dispones de conexión de datos-.

Finalmente, para los más aventureros o los simples aficionados al senderismo y las rutas alejadas del asfalto, Maverick Pro es la solución ideal. Si vas a ir en bici, escalar o incluso descenso de ríos, échale un vistazo porque está orientada específicamente a este tipo de actividades, y sus mapas cubren las zonas donde se practican estos deportes con más frecuencia. Si hablamos de ella aquí es porque se puede usar offline, por supuesto, además de funciones tan interesantes como convertir tu smartphone en una brújula, marcarte el camino de vuelta al comienzo de la ruta o comparar tu posición con la que tenías mientras hacías ese mismo recorrido en otra ocasión.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando las mencionadas cookies y la política de las mismas. Más información ACEPTAR

Aviso de cookies