Ya no enviamos casi mensajes o, por lo menos, enviamos muchos menos mensajes que hace 5 años. Con la proliferación de las tarifas de datos, los SMS y los MMS están pasando a la historia tal cual hizo en su día el busca, del que ya nadie se acuerda. Los clientes de mensajería han aterrizado en nuestros smartphones para quedarse. Vamos a repasar algunos de estas apps con las que ahorraremos mes a mes en nuestra factura.

Los primeros sistemas de mensajería instantánea que saltaron desde el escritorio a nuestros smartphones fueron Yahoo! Messenger, Google Talk o la gran infinidad de clientes multi-plataforma. Google Talk es el servicio de mensajería de Android, aunque también disponible para el resto de plataformas a través de un cliente oficial (Blackberry), cliente web (iOS, navegador web) o a través de clientes de terceros (Windows Phone, Symbian). Tanto en su versión para los distintos navegadores web, como en su versión para Android, ya dispone de llamadas de voz y chat de vídeo a través de VoIP.

Aplicaciones de terceros como Fring, eBuddy, Parlingo, etc. son clientes multi-plataforma, los cuales nos permitirán conectarnos a múltiples sistemas como AIM, Yahoo! Messenger, Windows Live Messenger, Google Talk o Jabber desde una única instancia de la aplicación. En el caso de Fring, también podremos realizar llamadas VoIP y video-llamadas a través de Skype. Por su parte, Skype (Android, iOS, Blackberry, Symbian, Windows Phone) es capaz de realizar llamadas y vídeo-llamadas entre usuarios de Skype, al igual que llamadas externas (con el servicio de pago Skype-Out) a teléfonos de cualquier lugar del mundo a un precio reducido.

Las video-llamadas se están extendiendo rápidamente, comiéndose parte del mercado de Skype. Viber (Android, iOS, Windows Phone, Blackberry) y Tango (Android, iOS, Windows Phone) son parte de los culpables que debido al sistema extendido por WhatsApp para encontrar contactos en su red gracias a los teléfonos de nuestra agenda, podremos encontrar con quien hacer una llamada de vídeo en cuestión de segundos y de un modo realmente sencillo. Ambas aplicaciones también permiten abrir chats en formato texto, aunque su uso no está tan extendido.

WhatsApp (Android, iOS, Blackberry, Windows Phone, Symbian) es la culpable de gran parte del daño que se le está infringiendo a los arcaicos mensajes de textos. WhatsApp nos permite intercambiar a coste cero un número limitado de mensajes de texto con una buena cantidad de emojis (emoticonos japoneses), imágenes, vídeos, un elemento de nuestra agenda o la posición GPS en la que nos encontramos.

WhatsApp analiza nuestra agenda de contactos y nos muestra aquellos que dispongan de cuenta en el servicio, eliminando la tarea de ir añadiendo contactos manualmente. En su versión para iOS, WhatsApp tiene un coste de 0.79?, mientras que en el resto de plataformas es completamente gratuito. Gratuito durante el primer año, porque el coste anual tras ese periodo será de $0.99 (unos 0.79?).

Ante la imparable expansión de WhatsApp, otras aplicaciones están intentando hacerse su pequeño hueco en nuestros smartphones, ofreciéndonos múltiples opciones y servicios de los que carece WhatsApp. GroupMe (Android, iOS, Blackberry, Windows Phone), que fue comprado recientemente por Skype, facilita la creación de grupos de conversación geolocalizados, algo muy parecido a lo que Facebook pretende hacer con su Facebook Messenger. Facebook Messenger (Android, iOS, Blackberry) está intentando no perder la fuerza de la que dispone sus mensajes privados, añadiéndole el envío de fotos y los informes de lectura en los mensajes de grupos.

SpotBros (Android y, próximamente, iOS), la única de desarrollo español, pretende atacar el punto más débil de WhatsApp: la seguridad. Mientras que los mensajes de WhatsApp se envían sin codificar, pudiendo ser "visibles por cualquiera" si nos conectamos a redes Wi-Fi inseguras, SpotBros cifra todas las comunicaciones entre usuarios de su sistema. Así mismo, SpotBros dispone de grupos de conversación públicos geolocalizados llamados Spots a los que cualquier usuario cercano podrá unirse.

Los fabricantes también tienen sus apuestas, como el archiconocido Blackberry Messenger, únicamente disponible para terminales Blackberry, limitado a chats de texto, mensajes en grupo, integración con múltiples redes sociales que complementarán la información de nuestro usuario y es completamente gratuito.

Samsung ha lanzado ChatON (Android, iOS, Bada, Blackberry) que recopila todas las funcionalidades de la mayoría de clientes (chats, grupos, adjuntos), añadiéndole una cantidad ingente de emoticonos (mucho más trabajados que los estandarizados emojis de WhatsApp), iconos animados (volvemos a 1999), personalización completa de la interfaz y coste cero.

Apple intenta captar a todos sus usuarios, al igual que Samsung con su ChatON, con el binomio iMessage-Facetime. Por un lado, iMessage es el encargado de los chats de texto, mientras que Facetime se dedica a las llamadas de vídeo. Sólo se encuentra disponible para iOS y viene pre-instalado a partir de iOS 5.

Las operadoras también quieren su parte del pastel perdido durante largo tiempo. Joyn (Android con Vodafone) fue la apuesta de las operadoras con el fin de unificar y controlar uno de estos sistemas. Por el momento no está haciendo mucho ruido y parece que no llegará muy lejos, ya que Movistar ha despuntado del pelotón con TU Me. TU Me (iOS) utiliza un interfaz a medio camino entre Path y Touch (anteriormente PingChat), pudiendo realizar conversaciones, enviar adjuntos y, próximamente, conversaciones en grupo.

Nos dejamos en el tintero muchos otros como Kik Messenger, Touch (anteriormente PingChat) y Google+ Messenger (integrado en Google+ para Android e iOS), entre un larguísimo etcétera.

Con la excepción del coste inicial/anual de WhatsApp o las llamadas VoIP a números externos, todas estas aplicaciones tienen un coste cero y un uso absolutamente ilimitado, pudiendo ahorrar un gran suma en nuestra factura mes a mes, reduciendo el gasto en voz y SMS, reemplazándolo por llamadas o mensajes en cualquiera de estas aplicaciones.