En español, Wireless significa “sin cables” o “inalámbrico” lo cual dibuja más fácilmente la idea de este concepto vinculado a todo tipo de comunicación que no requiere de un medio de transmisión física. A su vez, este término se aplica a todas aquellas comunicaciones de carácter inalámbrico en el mundo de la informática.

Uno de los ejemplos más conocidos del sistema wireless sería la conocida como red WLAN (acrónimo de Wireless Local Area Network, o Área de Red Inalámbrica Local), el sistema de comunicación inalámbrico más famoso del mundo.

Este sistema se apoya en las ondas de radio para trasladar la información y datos de un lugar a otro. Entre los dispositivos que utilizan la modalidad wireless encontramos desde ordenadores hasta teléfonos móviles a través de antenas acordes a tal fin o tarjetas.

En cualquier caso, también se puede establecer la conexión a través de diferentes adaptadores conectados a través de un puerto USB programado para detectar aquellos puntos de acceso más próximos, ya sea a través de la conexión WiFi o Bluetooth.