El conocido como bluetooh es una especificación industrial nacida a fin de facilitar el intercambio de datos de forma inalámbrica entre diferentes dispositivos. Esta interacción es posible a través de un enlace de radiofrecuencia, o bandas ISM, permitiendo conseguir diferentes objetivos, entre ellos, eliminar los cables entre dos entes, crear pequeñas redes inalámbricas o facilitar la comunicación entre dos dispositivos móviles o una WPAN (Red de Área Personal). De hecho, el bluetooth puede aplicarse tanto a teclados como ordenadores, videojuegos, impresoras o, por supuesto, teléfonos móviles, siendo una especie de furor en los 2000, durante la aparición de los primeros móviles multimedia.

Rápida y barata, la conexión bluetooth se basa en la misma conexión entre dos dispositivos y en definir la cantidad de datos a enviar en tiempo récord. Por otra parte, en un momento en el que otras aplicaciones permiten el intercambio de datos y archivos desde largas distancias, se acentúa el principal “pero” de la tecnología bluetooth: el corto alcance de su conexión.