Sonríe, di "pa-ta-ta", espera a que dispare el flash y listo. Hasta hace unos años este era el ritual que hacíamos justo antes de tomar una instantánea, pero lo cierto es que de un tiempo a esta parte todo ha cambiado. Probablemente, el ritmo vertiginoso que ha transformado la manera de disparar fotografías se deba a la estandarización de redes sociales y a la implantación de nuevas tecnologías en nuestro día a día.

Justo antes de entrar en el siglo XXI, disfrutábamos de cámaras de fotos analógicas que funcionaban a través de un carrete y permitían hacer, ni más ni menos, que 36 fotografías. Tan solo había 36 intentos para hacer la instantánea perfecta. Y es que, además, los carretes y el revelado eran bastante caros, por lo que hacer una ráfaga de fotos no era tan habitual como ocurre actualmente gracias a las cámaras de los móviles.

Hacemos hoy un poco de memoria para repasar cómo ha cambiado la tecnología fotográfica en estos últimos años y, con ella, la forma de plasmar nuestros recuerdos.

Te puede interesar: "Las técnicas de fotografía móvil para captar los mejores instantes del verano".

Las cámaras digitales

El paso entre la fotografía analógica y el móvil no ha sido instantáneo. Antes de que llegaran a nuestras vidas los smartphones, lo hicieron las cámaras de fotos digitales. En 1995 apareció la primera con pantalla LCD de 18 pulgadas, la Casio QV-10. Era capaz de almacenar 96 fotografías con una resolución de 320x240 píxeles.

La primera cámara profesional que se construyó como digital fue la Nikon D1 (1999), que tenía un sensor de 2,7 megapíxeles y costaba alrededor de los 5.000 dólares. Aunque uno de los cambios más importantes en la fotografía digital vino de la mano de Canon con la primera cámara full frame digital. Fue la 5D (2005) y contaba con 12,8 megapíxeles en su sensor.

Los móviles

Actualmente, contamos con infinitas posibilidades de hacer la fotografía perfecta, ya que la capacidad de almacenamiento de los dispositivos móviles que usamos para ello tienen espacio ilimitado- si no en el propio gadget, en la nube-. Además, es posible retocar las imágenes en cuestión de minutos gracias a aplicaciones con las que se puede modificar el color, el brillo, el contraste, etc. Todo en un par de clics.

El primer móvil capaz de hacer fotografías fue el Kyocera VP-210 (1999). Podía hacer 20 imágenes y retransmitir vídeo a 2 imágenes por segundo. Aunque fue Apple, en 2007, quien revolucionó el mercado con el lanzamiento de Iphone, que disponía de una cámara con unas prestaciones parecidas a las de una cámara compacta.

En los últimos años, la calidad de los móviles ha igualado- o incluso superado- la de las cámaras compactas. La última revolución es el efecto retrato gracias al doble sensor de los teléfonos, que está a la altura de las réflex.

En MÁSMÓVIL ponemos a tu disposición las mejores tarifas de Internet para que puedas subir y compartir todas tus fotografías con quien quieras. Disfruta de la mejor conexión en cualquier dispositivo fijo o móvil. Consulta todas nuestras ofertas en nuestra web o llámanos gratis al 900 696 981 para conocer la que mejor se adapta a ti.

Y tú, ¿habías notado cómo ha cambiado la manera de hacer fotos?