Acrónimo de LCD (Liquid Crystal Display), la pantalla de cristal líquido es una pantalla muy delgada y plana compuesta por un número de píxeles tanto en color como de calidad monocromática, los cuales se ubican frente a una fuente de luz. Suele ser un componente recurrente en dispositivos electrónicos que funcionan a base de pilas.

Entre las pantallas LCDs, se diferencian especialmente dos tipos: la LCD TFT (Thin Film Transistor-Liquid Crystal Display), la cual usa tecnología de Transistor de Película Delgada (pantalla LCD TFT) a fin de mejorar la calidad; y la pantalla IPS (In-Plane Switching), la cual aplica una tecnología que permite una mejor visualización desde cualquier ángulo y es una de las más consumida en dispositivos como smartphones o tablets de gama alta.