Acrónimo de Domain Name System (o Sistema de Nombres de Dominio), DNS es un sistema de nomenclatura jerárquico enfocado a redes y direcciones IP tales como Internet, o bien una de carácter privado. Su función principal es la administración de diferentes espacios para nombres de dominio, como puede ser el nombre de una futura empresa o proyecto.

Cada vez que un usuario registra un dominio, nace una entrada en el registro correspondiente que, después, queda almacenado en el DNS. De esta forma, el DNS pasa a ser un conjunto de registros exclusivos que no podrás ser adquiridos por otra persona. De hecho, la petición para conseguir un nombre de dominio es conocida como “consulta DNS”, mediante el cual el navegador realiza una consulta para resolver el problema.

A partir de esta cuestión, nacen la solicitud de búsqueda recursiva, la cual realiza solicitudes sucesivas de la dirección IP al dominio, y la solicitud de búsqueda iterativa, la cual realiza una búsqueda en la base de datos de aquella dirección IP relacionado con el nombre del dominio elegido.

Si, en cualquier caso, el DNS no responde, el problema estará relacionado con la conexión a Internet.