También conocido como firewall en inglés, el cortafuegos, aplicado al campo de la informática, es un sistema de seguridad utilizado para bloquear todo acceso no autorizado a un determinado ordenador o equipo, al mismo tiempo que permite la comunicación desde un PC a otros servicios autorizados, siendo el cortafuegos una de las primeras medidas de protección aplicadas tras la aparición de Internet.

A su vez esta aparición conllevó diferentes políticas de firewall:

  • Protocolo: Conocido como protocolo de red.
  • Puerto desde: El número de puerto a partir del cual se aplica la regla.
  • Puerta hasta: El número de puerto hasta el cual se aplica la regla.
  • Dirección IP permitida: Una o varios direcciones IP desde las que se permite el acceso.

Por último, también cabe mencionar los tipos de cortafuego:

  • Filtrado de contenido: Actúa como un firewall que opera en línea entre puntos de unión en los que los dispositivos actúan como enrutadores o interruptores.
  • Pasarela de nivel de circuito: Estos cortafuegos realizan la monitorización de los protocolos de enlace TCP en la red.
  • Inspección de estado: Además de examinar el contenido, también realiza un seguimiento del mismo a fin de descubrir si es parte de una sesión TCP (acrónimo de Protocolo de Control de Transmisión).
  • Próxima generación: Este cortafuegos combina la inspección de contenido con la de estado.