La enorme cantidad de páginas que existe en el "ciberespacio", su importante tasa de crecimiento y las limitaciones de algunos medios de comunicación fueron el entorno que propició la aparición de unos servicios conocidos como URLs cortas o de acortamiento de URLs ("URL shortening") que lo único que hacen es presentarnos un nombre de página que se redirige a otro.

Una URL (de "Uniform Resource Locator") es una secuencia de caracteres que se usa para localizar o identificar recursos en Internet, como por ejemplo documentos textuales, imágenes, vídeos, presentaciones digitales, etc.

Algunos medios utilizados para enviar mensajes tienen restricciones de tamaño, por ejemplo Twitter (140 caracteres) o nuestros queridos SMS (hasta 160 caracteres), que hacen casi obligatorio el uso de este tipo de servicios para hacer que nuestras direcciones quepan en nuestro mensaje.

Si enviamos a nuestros amigos la dirección de la página http://masmovil.es/es/hablar-y-navegar/tarifa-cero/?product_codename=cerora&gclid=CJ_54vWM3LoCFWbMtAodL0cAGA, por mejor, interesante o conveniente que sea, esa dirección ocupará casi todo el mensaje (son 108 caracteres!).

No sería más conveniente presentarla como uco.me/268784 que tiene sólo 13 caracteres y nos  dirige a la misma página?. De esta forma quedará algún espacio para el mensaje?.

Pero, además de la necesidad de acortar las direcciones de páginas web también es necesario presentarlas como nombres con sentido y, por ello, más fáciles de recordar.

No os parece que tiene más sentido y es más fácil de recordar uco.me/TarifaCero, que nos lleva a la misma página?.

Todo evoluciona, también estos servicios. Muchos de ellos incorporan facilidades para enviar estas "nuevas" direcciones a nuestros amigos desde la misma página en la que se acortaron los nombres originales mediante conexiones con Facebook, Twitter y otras redes sociales.

También nos dan facilidades para integrarlos con nuestras páginas mediante las llamadas API (del inglés "Application Programming Interfac") que nos permiten "enviarle" la dirección de la página y nos "devuelven" el nuevo "nombre corto".

Incluso algunas llegan (a día de hoy casi la mayoría) a generarnos una imagen en un código particular (código QR por "Quick Response Code" o "código de respuesta rápida") que, correctamente leída por los lectores correspondientes, también nos lleva a la misma página.

Este tipo de códigos lo podemos "leer" fácilmente con nuestros teléfonos móviles inteligentes ("smartphones"). Sólo es necesario instalar una aplicación en nuestro Smartphone que nos permita entender este tipo de código, entre las muchas disponibles para iPhone, Android y otros.

Así llegaremos a nuestra página web sin necesidad de dar la dirección de ninguna página.

¿Para qué sirve usar una dirección corta?

Acortar la dirección de una página está muy bien, pero para qué me puede servir?. Como ya dijimos, los usos principales de acortar la dirección de una página son:

  1. Reducir la cantidad de caracteres para poderla compartir a través de distintos medios (SMS, Twitter, ?) y que el mensaje resulte más claro.
  2. Darle un nombre más fácil para recordar.
  3. Ocultar el nombre de la página.

El uso de códigos QR nos permitirá usar nuevos canales y compartir páginas aún sin la necesidad de un ordenador ni mensaje. Por ejemplo incluyéndolo en carteles en la vía pública, en papelería, etc..

Mientras que para reducir el nombre de una página es fundamental que el nombre de la página que brinda el servicio sea corto, normalmente son nombres que pueden llegar a tener hast 7 caracteres (como el nombre que utilizamos en los ejemplos anteriores). Esto no es necesario para esconder el nombre de la página o generar un código QR.

¿Qué coste tiene acortar las direcciones?

Este servicio tiene coste?, en general, y para uso personal o particular, no. Ahora bien, como siempre, los servicios gratuitos pueden desaparecer (cuando se dejen de pagar por los costes del sitio web)  en estos casos no tenemos asegurado que la web que brinda este servicio se mantenga en el tiempo y por ello los nombres cortos y códigos sigan estando activos.

Por ello mi recomendación es utilizar servicios de pago o servicios gratuitos de sitios que nos den cierta garantía de permanecer en el tiempo, para aquellos casos en los que queramos o necesitemos que el nombre corto y/o el código se pueda seguir utilizando en el futuro.

Algunos sitios donde podemos acortar direcciones

Entre los innumerables sitios que proveen este tipo de servicio cabe mencionar:

  • t.co (el propio de Twitter)
  • goo.gl (el propio de Google)
  • fb.me (el propio de Facebook)
  • bit.ly (una de los precursoras)

También está disponible el que utilizamos en nuestros ejemplo en este artículo, uco.me.

¿Tiene peligro utilizar un nombre corto?

Como todo en Internet, hay que tener cuidado al utilizarlo. Las URLs cortas también son utilizadas para esconder los nombres reales de páginas web y llevarnos así a páginas a las que normalmente no accederíamos.

Este tipo de uso fue la razón del cierre de muchas de ellas, incluso un tema de estudio la experiencia con la págna u.nu (cuando proveía el servicio de acortar URLs) la cual estuvo bloqueada en muchas redes por el uso fraudulento que se hizo con ella hace unos 10 años.