También conocida como roaming, la itinerancia de datos está más que presente en nuestra vida diaria. De hecho, solemos activarla y desactivarla más de lo que nos creemos. ¿Lo adivinas verdad? Sí, la itinerancia de datos móviles es un elemento intrínseco a la actual fiebre de smartphones o teléfonos inteligentes, pero su significado va más allá. De hecho, la itinerancia (traducción de roaming) hace alusión a la conexión a Internet a través de una red diferente a la que has contratado con tu compañía telefónica de confianza.

Hasta hace apenas unos años, el roaming era el principal quebradero de cabeza de un viajero con escala o llegada a un país diferente al suyo. ¿Por qué? Porque el paquete de datos móviles y conexión contratados en su país no tenía efectos en la red del nuevo país, debiendo acceder a través de nuevos servidores enclavados en el destino. Por suerte, la Unión Europea permitió un acuerdo entre las diferentes operadores a fin de evitar los sobrecostes en la tarifa de roaming, lo cual facilita una conexión más global para todas las personas de la Unión Europea.

En cualquier caso, si realizas un viaje transoceánico, por ejemplo, a India o Ecuador, deberás consultar con tu operador móvil las diferentes facilidades a fin de mantener tu itinerancia de datos pagando un precio fijo o, en cualquier caso, evitando pagar los desmesurados costos que el roaming puede suponer en un país lejano.