Especialmente en un momento en el que la globalización y las nuevas tecnologías suponen los principales pilares de numerosas empresas, poder distribuir información entre diferentes equipos sin importar el espacio físico o la distancia es vital. De esta necesidad nace el acrónimo EDGE (Enhanced Data Rates for GSM Evolution) también conocido en español como Datos Mejorados para la Evolución del GSM.

Esta tecnología móvil, el principal de sus soportes, actúa como perfecto puente entre una red 2G y una red 3G, siendo concebida como una evolución del conocido GPRS. La tecnología EDGE funciona a través de redes GSM (Global System for Mobile Communications), si bien el operador siempre debe implementar todas las actualizaciones requeridas, algo más que conseguido a través de todos los smartphones actuales.

A su vez, la tecnología EDGE también puede ser utilizado en toda transferencia de datos basada en la conmutación por paquetes, la cual hace especial alusión a cualquier conexión a Internet. Esto se traduce en una mayor velocidad en el uso de datos o la posibilidad de acceder a contenido de ancho de banda como videos o contenidos 3D que requieren de una mayor capacidad.

Por último, el margen de velocidad EDGE puede alcanzar hasta los 384 Kbps, quedando a la zaga de otras tecnologías como la UMTS, de mayor capacidad.