Acrónimo de Hydrid Fixer-Coaxial (o Híbrido de Fibra Coaxial), HFC es un término recurrente en el mundo de las telecomunicaciones que define una determinada red de fibra óptica la cual incorpora tanto fibra óptica como cable coaxial como aliados a la hora de crear una red de banda ancha.

En el terreno de las redes de nueva generación, la fibra HFC se disputa el trono con las conocidas FTTH (acrónimo de Fiber to the Home), también conocida como fibra óptica. Sin embargo, la gran diferencia entre ambos términos reside en la forma en que ambas conexiones llegan a nuestro hogar. Por poner un ejemplo, la conexión FTTH entra en casa, mientras la HFC lo hace a través de un híbrido de fibra coaxial mientras la fibra permanece en el nodo.

Si profundizamos en el concepto de instalación, en el caso de la HFC, la misma entra en casa a través de un cable trasladado a la vivienda hasta un aislador colocado previamente en la caja de telecomunicación de cualquier hogar. A partir de este movimiento, el aislador permitirá la ubicación del cable coaxial que conecte con la ubicación y albergue tanto el cable del router como el sintonizador de televisión.

En conclusión, las diferencias no importan siempre que la conexión sea rápida y eficaz, servicio que pueden brindar ambos tipos de fibra.