Si quieres saber qué es la fibra asimétrica, esta consiste es un tipo de conexión que permite la misma velocidad de subida y de bajada en Internet. Es decir, que tanto a la hora de subir como de descargar un archivo o imagen, lo hará con la misma precisión.

En concreto, la fibra asimétrica es igual a la fibra óptica conocida por todos, siendo la principal diferencia la que establece con la más tradicional ADSL, la cual requería de numerosos factores a la otra de contratar una conexión de 50 Mb (realmente 5 Mb si el lugar de destino estaba muy lejos de la central). De esta forma, al contratar una fibra asimétrica te aseguras que la conexión de 50 MB llegue tal cual a tu casa siempre que sea a través de un cable.

Entre otros objetivos, la fibra asimétrica permite que, por ejemplo, la calidad de tus llamadas a través de programas como Skype o Zoom sean mucho mejores, que los archivos se descarguen más rápido y la velocidad a la hora de subir archivos a plataformas como Google Drive o Dropbox sean óptimas en todo momento.

En resumidas cuenta: una conexión acorde a los nuevos tiempos de teletrabajo y amplia actividad en Internet. Si, en tu caso, el uso de la red es menor, con la tradicional bastará.