Acrónimo y definición de Customer Relationship Management, el CRM es una solución de gestión en las diferentes relaciones con los clientes de una empresa. El objetivo es orientar normalmente tres tareas básicas como son la gestión comercial, el marketing y el servicio de postventa, también conocido como atención al cliente.

El CRM conforma un aliado único en la gestión empresarial, ya que permite producir un mejor servicio o producto y, al mismo tiempo, alimentarse del feedback del cliente para seguir aplicando mejoras. Todos estos procesos son incluidos en una misma base de datos que, posteriormente son analizados por el software CRM, lo cual no solo permita abaratar tiempo y costos, sino acelerar el proceso de segmentación y, por ende, ofrecer un producto acorde al público de la organización, ya sea una agencia de viajes, una compañía de seguros o un taller de automoción.

El CRM es, a su vez, un especial aliado en diferentes campañas de captación de clientes y engagement (fidelización), permitiendo medir la gestión de relación con el cliente en tiempo real y optimizar los procesos de venta.

En un mundo en el que la información lo es todo, aprender a utilizarla y segmentarla a través de un CRM se convierte en el mejor de éxito (casi) asegurado.