Seguro que, en más de una ocasión, has utilizado un mando de videojuego que, al moverlo en el aire, es capaz de detectar todos tus movimientos. Esta precisión es posible gracias a un acelerómetro móvil, un componente mecánico cada vez más utilizado en el mundo de la tecnología. Tal y como su nombre indica, el acelerómetro móvil es un dispositivo que permite medir tanto la aceleración como la fuerza de la gravedad dentro de un determinado producto tecnológico como, por ejemplo, una cámara de fotos o un smartphone.

Considerado como una de las piedras angulares de la considerada nanotecnología (la misma que trabaja el diseño y manipulación de la materia a partir de un determinado nivel de átomos), el acelerómetro móvil es un componente mecánico que se apoya en un sensor a la hora de permitir esa “preciada” aceleración en aliados como, por ejemplo, la velocidad de un coche teledirigido, la capacidad de agitar un móvil y leer un mensaje o girar una pantalla de forma automática, especialmente en un mundo actual de selfies y múltiples funciones de captación de movimientos en cámaras y teléfonos móviles.