Ya estamos muy acostumbrados a ver en series de televisión y películas cómo encuentran a una persona simplemente mediante su teléfono móvil. Esto ya no es ciencia ficción, es totalmente posible y está al alcance de casi todos nosotros.

Hoy podemos seguir el móvil de nuestra pareja, de nuestros hijos, mayores, etc.. Incluso hay dispositivos pequeños, económicos y robustos para niños, para mascotas o para acoplar a otros elementos (nuestro vehículo, llaves, etc.).

La tecnología en la que debemos apoyarnos es de seguimiento de móviles que puede ser:

1. Utilizando antenas de móviles (GSM).

Permite determinar donde se encuentra físicamente un terminal móvil a partir de la calidad de la señal que intercambia con las antenas de telefonía móvil.

La precisión es de alrededor de 50m (según ciertas características de densidad y cobertura y de la tecnología de las antenas).

2. Utlizando GPS (Global Positioning System), obteniendo la señal de ubicación del móvil a partir de las señales que se reciben de un conjunto de satélites. En estos casos la precisión puede llegar a 1m.

Ambas tecnologías están suficientemente probadas y a nuestra disposición. Es muy común que se las utilicen en forma conjunta (apoyándose en GPS y utilizando GSM en aquellos lugares de mala cobertura o "visibilidad" de los satélites, como por ejemplo túneles). De esta forma se puede tener una buena precisión, aceptable para una gran variedad y cantidad de usos.

Existen distintas legislaciones (españolas, europeas y de otros países y regiones) que regulan y "protegen" la gestión de este tipo de datos debido a su sensibilidad, pero que no nos impiden ni prohíben que instalemos o configuremos opciones de seguimiento en nuestros dispositivos.

Podemos implementar nuestro propio servicio de seguimiento. Para ello podemos:

1. instalar una aplicación en el teléfono móvil que queremos seguir que nos permita calcular la posición (ya sea obtenida por GPS o por antenas GSM).

Necesitaremos algún Smartphone. Existe gran cantidad de aplicaciones para cada uno de los distintos tipos de Smartphones (Android, Apple iOS, Windows), gratuitas y de pago.

Existen distintas aplicaciones con diferentes características como el funcionamiento en modo transparente para el usuario (oculto), envío de datos automático, autoarranque al encender el móvil, etc.

2. En general deberemos contratar una tarifa de datos.

La información de posicionamiento normalmente se envía como "paquetes de datos", de reducido tamaño que pueden ser de alrededor de 42 caracteres (según las características de la aplicación) y que pueden consumir 1MB de datos por mes.

3. contratar un servicio de posicionamiento o implementar una aplicación que nos permita "ver" dónde está y "registrar" por donde se fue desplazando el teléfono que nos interesa.

Existen distintos tipos de aplicaciones, tanto de operadores de telefonía móvil, de proveedores de este tipo de servicio, así como aplicaciones web que puedes instalar y configurar a tu gusto.

De esta manera, rápidamente podremos "seguir" un teléfono móvil para ver dónde está.

Como hemos comentado, la aplicación para de esta funcionalidad es muy extensa. Podemos saber dónde se encuentran nuestros hijos, o padres. Incluso no es indispensable teléfono móvil de los que estamos acostumbrados a ver. Existen disponibles en el mercado diversos dispositivos pequeños, robustos y económicos (algunos con precios inferiores a 50?) con funcionalidades similares, por lo que podemos extender el uso de este tipo de servicios a nuestras mascotas, vehículos, llaveros, etc.