Míralo. Hace solo cuatro años era una de tus posesiones más preciadas, iba contigo a todas partes y no parabas de mirarlo. Aprovechabas cualquier oportunidad para mostrárselo a los amigos y te llenaba de orgullo. Era tu nuevo Smartphone. Pasó el tiempo y se convirtió simplemente en "el móvil", lo usabas sin especiales miramientos, si se te caía al suelo ni siquiera comprobabas que no tuviese arañazos y, caramba, reconócelo, a veces mirabas con algo más que curiosidad las especificaciones y precios de los modelos recientes. Finalmente, hace un par de meses decidiste que ya estaba bien, que el teléfono ya había cumplido su ciclo y que se atascaba demasiado, estaba anticuado? Y lo reemplazaste por el nuevo. Es una de tus posesiones más preciadas, va contigo a todas partes, no paras de mirarlo? Y ahora, ¿qué harás con el viejo Smartphone?

móviles antiguos

Cualquier cosa menos tirarlo

Si tienes el cuidado suficiente para conservar tu viejo Smartphone siempre con algo de batería, puedes encontrarte un día con que esa decisión fue de las mejores de tu vida. Porque puedes usarlo como teléfono de emergencia que sirva para llamar al 112 en caso de extrema necesidad. No hace falta tarjeta SIM ni aplicaciones ni nada. Ojalá nunca te haga falta, pero por si acaso recuerda este consejo. Para una persona mayor o alguien con problemas de movilidad puede ser un verdadero salvavidas.

Otro posible uso de un móvil obsoleto puede ser tan simple como tenerlo de despertador, reloj, cronómetro? Desde temporizador para que los peques se froten los dientes durante dos minutos, hasta un reloj despertador que ocupa poco espacio y te permitirá elegir cualquier canción como sonido de alarma. Si lo usas exclusivamente para esta función, apenas gastarás batería y no tendrás que cargarlo en una semana. También puedes combinar este uso con, por ejemplo, el de mando a distancia. Hay muchas aplicaciones que permiten convertir a la mayoría de smartphones en mandos a distancia para la televisión, y si te duermes viendo la tele por la noche tendrás el despertador junto a ti. Y por supuesto, si prefieres la lectura a la televisión, puedes usar la pequeña pantalla de tu teléfono "viejo" como e-reader de repuesto para esos ratos perdidos, siempre que tengas una pantalla aceptablemente grande y uses un tipo de letra que no te convierta en Daredevil.

Si funciona, úsalo

Acostumbrados como estamos a usar aplicaciones y servicios que en su mayoría dependen de internet, podemos llegar a pensar que un móvil sin conexión no sirve para mucho. Error. ¿Qué tal reconvertirlo en un reproductor mp3 al más puro estilo iPod?, con la ventaja añadida de que puedes manejar tu librería musical con total comodidad y sin iTunes Puede ser el complemento ideal para tus tardes de gimnasio o para cuando salgas a correr, y tu última preocupación será perderlo o que se te caiga. Al fin y al cabo, mejor él, que "el nuevo", no? Igualmente, puedes dedicar la memoria de ese teléfono a almacenar datos o programas portables como si de un súper USB se tratase. Y si estamos hablando de una tableta, las posibilidades se multiplican, porque puedes reconvertir una tableta vieja en un fantástico marco digital para tus fotos favoritas.

usando un smartphone como mando para TV

Pero ojo, que un móvil sea antiguo y haya sido "desposeído" del privilegio de usar tu tarjeta SIM no significa que ya sirva para hacer llamadas. Mientras tengas una red wifi disponible, puedes continuar usándolo como un teléfono supletorio o dedicarlo exclusivamente para llamadas IP. Y en cuanto a juegos? el retiro puede convertirse en una segunda juventud para tu Smartphone, porque si le incorporas un mando externo y lo utilizas exclusivamente para jugar, sentirás que acabas de estrenar una flamante consola portátil. Con todas las ventajas de una juegoteca prácticamente infinita y sin los inconvenientes de otros dispositivos, como el precio de muchos juegos. Fantástico.

Tampoco debemos olvidar que lo que vemos como un simple teléfono viejo, es en realidad un pequeño gran ordenador con el sistema operativo Android. Lo que equivale a un centro multimedia con muchas posibilidades, que podemos conectar a la tele o que puede servirnos para controlar el PC de casa cuando estemos en otro lugar. En realidad, la cuestión es pensar que todo lo que hacíamos con el teléfono que hemos dejado de utilizar sigue estando disponible, y que a veces puede resultar un opción estupenda como dispositivo auxiliar o de repuesto.

Y tú, ¿sigues usando de alguna otra manera tu viejo teléfono?

Lee más trucos y consejos, aquí