También conocida como SIM virtual, la eSIM supone una nueva generación en las tarjetas SIM que existen en el mundo, ya que está integrada en diferentes dispositivos (desde iPads hasta smartphones) sin necesidad de recurrir a una tarjeta SIM clásica y, por lo tanto física.

Entre las ventajas de la tarjeta eSIM encontramos el simple hecho de tener que manipular una tarjeta SIM normal en cualquier momento, además de permitir la descargas de diferentes subscripciones en un mismo dispositivo y la optimización del diseño de cualquier dispositivo móvil, ya que este podrá contar con más espacio a la hora de englobar otras muchas funcionalidades.

Si bien recién acaba de implementarse el formato eSIM en algunos dispositivos concretos, se estima que esta nueva tendencia vaya extendiéndose gradualmente, destinada a convertirse en un aliado único (y obligado) en aquellos teléfonos móviles que compremos durante los próximos meses.