Algunos trucos para pasar una Nochebuena diferente

El jamón, las gambas, el cordero, la lombarda, la familia, las peleas, los juegos de mesa, los brindis, el cava, las borracheras absurdas, los bailes arrítmicos, el niño que llora, la abuela que se queda dormida en la mesa, las batallitas de tu padre, el especial de Raphael, y un largo etcétera más conforman la Nochebuena del 99% de los españoles. ¿Por qué no pasar una cena diferente?

Muchas veces sólo hay que cambiar el escenario para que las cosas sepan distintas. Por qué no te animas a llevarte a la familia a alguna casita rural para celebrar, al calor de una buena chimenea, una nochebuena. Y no nos vengas ahora con que es muy tarde y todo va a estar lleno, porque siempre hay un roto para un descosido. Si buceas un poco en la Red encontrarás ofertas como estas, con casitas en Segovia a 25 euros por persona y noche. Vale, admitimos que no es lo más barato que puedas llevarte al bolsillo, pero ten en cuenta las fechas y lo precipitado de tu organización.

Si a ti esto de pasar la nochebuena en una casa rural te parece de todo menos divertido, no hay problema. Tampoco tienes que largarte de tu ciudad para hacer de esta noche algo distinto. Si en la familia hay niños pequeños siempre podéis idear algún juego para que cuando llegue esta cita haya algo que hacer además de comer y beber (y escuchar a Raphael por la televisión). Imagina un juego en el que los niños tengan que regalar a sus padres o una gynkana para que los más pequeños se lo pasen en grande.
Otra actividad que puede endulzarte la noche es preparar galletitas y pastas navideñas. No sólo quedarás como un cocinillas y serás el centro de los piropos cuando llegue el postre, también te divertirás de lo lindo con la familia embadurnarse de harina y azúcar. En esta web hemos encontrados algunos ejemplos más de juegos para entretener a los pequeños ahsta que caigan rendidos.

Y si quieres algo rompedor haz una fiesta de disfraces. Propón un leif motiv para que todos vayan caracterizados de algo en concreto y, si puedes, intenta que el motivo sea algo navideño, no vayamos a entrometernos en otras fiestas.

Si este año la crisis ha apretado más de lo previsto y no tienes para agasajar a tus invitados con las típicas viandas, por qué no te marcas una cena de traje. Que qué es eso, te preguntarás… Pues no es nada más ni nada menos que invitar a que la gente que vaya a reunirse traiga un plato hecho en casa. Poneros de acuerdo para no repetirse, que ya sabemos que hay recetas que son míticas en todas las casas.

Y lo mejor, disfruta de los tuyos, pásalo bien, ríete mucho y ten una muy buena cena.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies