Cada vez que uno de los grandes actualiza su sistema operativo se arma un gran revuelo, se valoran sus mejoras, se les buscan bugs, se les critica y se les considera casi, casi como una demostración de fuerza -o debilidad- de su fabricante. Por eso no es de extrañar que incluso antes de publicarse dichas actualizaciones, se especule con lo que pueden aportar de nuevo. Y eso es lo que vamos a hacer con el próximo SO de Android. Su nombre "Android M" proviene de "Macadamia nut cookie", que según el propio traductor de Google es una galleta de nuez de macadamia. Pues vale. ¿Será el nombre definitivo?

Versiones de Android

¿A la caza de iOS?

Algunas de las nuevas prestaciones que muchos aventuran tendrá el próximo Android se encuentran ya presentes en iOS. Eso no quiere decir demasiado, porque a veces las buenas ideas, cuando se implementan más tarde, están más perfeccionadas y resultan mejor. Es el caso del reconocimiento dactilar, una medida de seguridad que algunos aseguran tendrá Android M. Es algo bastante llamativo y que hace poco parecía de ciencia ficción, pero puestos a pedir nos gustaría que se diese un paso más: ¿qué tal reconocimiento ocular? Es una idea.

También se especula con una nueva manera de presentar y ocultar las notificaciones. En este terreno hay para todos los gustos, pues hay quien no quiere perderse ninguna información de este tipo y los hay que consideran molesta, intrusiva y no muy útil la manera actual de recibir estos avisos. Lo que parece indiscutible es que Google incorporará unas cuantas funcionalidades destinadas a la interacción con "wearables", ya sean relojes, pulseras o lo que inventen en un futuro, porque Apple le está comiendo el terreno. El millón y pico de Apple Watches vendidos hasta la fecha son una gran ventaja en la carrera por el próximo gadget de moda, que al parecer será cada vez más pequeño y potente.

El aspecto gráfico

En cuanto a la interfaz gráfica, solo se esperan pequeños cambios de estilo no muy significativos. En el vídeo que incluimos en este post se pueden ver: nuevas animaciones para las funciones abrir/cerrar aplicación, modo multiventana (que recuerda bastante al Windows de escritorio) y la posibilidad de responder a las notificaciones sin necesidad de abrir la app que las manda. Por ejemplo, podremos responder a un whatsapp escribiendo el mensaje al pie de la notificación, sin abrir la app.

Otras áreas en las que todos los sistemas operativos están haciendo grandes avances son la domótica y los automóviles. Las casas se irán llenando poco a poco de electrodomésticos, artículos electrónicos y objetos conectados o conectables (es el Internet de las cosas), y los coches se irán transformando en vehículos casi completamente autónomos que se conducirán solitos. Pero hasta que esto se generalice, ambos ámbitos, casa y coche, se tienen que ir adaptando y equipando progresivamente. Y en ese proceso es donde Android debe estar presente.

A pesar de las quejas de que Google no es demasiado prolífico en sus actualizaciones de Android, hay que señalar que de todas las versiones existentes de este sistema operativo es la versión 4.3 la que está instalada en la mayoría de los dispositivos del robot verde. Casi la mitad de los Androides operativos manejan esta versión, mientras que las tres posteriores juntas no copan ni el diez por ciento. Entre Jelly Bean y KitKat se encuentra el ochenta por ciento de las instalaciones Android actuales.

gráfico versiones Android

¿Permisos individualizados? Sí. Por favor.

Algo que sería muy de agradecer sería encontrarnos con que por fin Android permite establecer permisos diferentes para cada aplicación instalada. Eso mejoraría la experiencia del usuario, ayudaría a gastar menos batería, acabaría con la pesadilla de aplicaciones inútiles incrustadas a la fuerza por determinados fabricantes ?como Samsung- y en fin, sería una auténtica bendición. No en vano, muchos usuarios deciden rootear su dispositivo principalmente para conseguir esto. Por cierto, algunos rumores sin concretar también apuntan a una nueva manera de gestionar el gasto de batería para hacerlo más eficiente, reduciendo por ejemplo el número de veces que Google comprueba nuestra ubicación geográfica.

Lo que tampoco está tan claro es cuándo se lanzará este nuevo Android. Lo cierto es que Google tiene por costumbre esperar a fines de año para concretar este tipo de novedades, pero es posible que mientras lees estas líneas se acabe de producir dicho lanzamiento en el evento I/O Android del 29 de mayo. Y en cualquier caso, no olvidemos que seguramente ninguno de los smartphones a la venta hoy día puedan correr Android M, pues son conocidas las dificultades de los dispositivos Android para compatibilizar actualizaciones.

Pronto se desvelarán todas estas incógnitas y probablemente veamos sorpresas insospechadas en el inminente Android M. ¿Tú cómo crees que será?