La tecnología ha llegado a las bicicletas, o mejor dicho, está en camino. Un proyecto de crowdfunding llevado a cabo por Kickstarter pretende financiar una bici inteligente que se conecta al teléfono móvil para realizar un viaje más eficiente.

Valour es el nombre que tendrá la primera bici conectada que está diseñada para que el trayecto sea lo más seguro posible. El funcionamiento es sencillo. Valour se sincroniza con el smartphone mediante una aplicación, disponible para Android y para iOS y el smartwatch Pebble, que transmite a la bicicleta el camino más corto o seguro. Por su parte el usuario no tendrá que distraerse de su camino, pues la bicicleta indica el trayecto a seguir mediante luces LED incorporadas en el manillar.

Para hacer el viaje más seguro, la bici también cuenta con un detector de objetos en el punto muerto que advierten al ciclista (mediante la vibración del manillar) si se acerca demasiado un coche.

Pero las funcionalidades de la bicicleta conectada no acaban aquí. Mediante la aplicación móvil el usuario podrá conocer el estado de las carreteras por las que desea circular y recibirá información para elegir entre diferentes rutas dependiendo de las condiciones del terreno. Además, como si fuera un cuentakilómetros, también podrá conocer el tiempo de la ruta, la velocidad a la que circula o las calorías quemadas en cada ejercicio o paseo.

¿Y qué pasa si llevas el smartphone sin batería? Tranquilidad, que Vanhawks, el equipo encargado de la fabricación de Valour, ha pensado en todo y ha instalado una dinamo en la rueda delantera para que el usuario pueda ir cargando sus gadgets mientras monta en bici.

Tanbién puedes leer Las seis mejores apps para runners además de Nike

Todo esto se completa con una cierta seguridad ante robos, con la posibilidad de localizar la bicicleta mediante la aplicación móvil y con una estructura de fibra de carbono que sitúa el peso de Valour en torno a los 7 kilos.

¿Quieres una? Por el momento el proyecto está en vías de financiación, pero pinta bastante bien. El 1 de mayo la empresa Vanhawks se marcó un objetivo de 100.000 dólares en la plataforma de crowdfunding Kickstarter y a 15 de mayo ya habían recaudado más de 450.000 dólares y superaban los 500 mecenas. La campaña estará activa hasta el 31 de mayo y las primeras bicicletas empezarán a repartirse en noviembre. Si quieres una vete preparando unos 1.000 dólares para el modelo monomarcha o 1.200 si lo prefieres multimarcha.

Transporte conectado

La llegada de los coches interconectados es en la actualidad una realidad que el sector tecnológico espera como agua de mayo.

Para que te hagas una idea, un vehículo interconectado es aquel capaz de conectarse a una red inalámbrica para detectar a otros coches alrededor, incluso aquellos que el conductor no llega a ver. En realidad, cada vehículo está constantemente emitiendo información sobre su posición, su dirección o velocidad a los coches de alrededor, lo que permite evitar colisiones por despistes.

En Estados Unidos, la National Highway Traffic Safety Administration anunció hace unas semanas que quiere implementar estos sistemas en los vehículos de sus carreteras de forma obligatoria. Los europeos no hemos querido quedarnos atrás y este mismo mes se ha aprobado un estándar para los futuros coches conectados, que será de aplicación en todo el territorio europeo.

Si las predicciones son correctas, en 2017 iremos en bicis conectadas circulando entre una flota de más de 7 millones de vehículos inteligentes.

Para poder captar las mejores fotografías de tus trayectos en bici, hazte con uno de los smartphones de nuestro catálogo de terminales libres y sin permanencia.

¿Te imaginas montando en una bici conectada?