Pues sí. Como tantas otras cosas a las que estamos acostumbrados, parece que ha estado ahí toda la vida, pero en realidad sólo tiene nueve añitos. La Wikipedia lo define como un servicio de microblogging (bueno, eso es lo que es), pero hoy en día es considerado mucho más que eso por todos nosotros. Para algunos es una vía de escape, para otros una manera de estar en contacto con mentes afines, para muchos es una fuente de información, para otros es una ocasión estupenda para meter la pata una y otra vez, y en algunos casos parece que no es más que un recurso facilón del que sacar titulares cuando la actualidad anda floja.

Todo empezó un 21 de marzo del año 2006, cuando un tal Jack Dorsey inauguraba su creación con un escueto "Just setting up my twttr", algo así como "creando mi Twitter". La prueba debió muy bien, porque hoy día se estima que hay más de 600 millones de usuarios registrados que lanzan 65 millones de tuits al día, en su página web es la octava más visitada de todo Internet. La empresa, establecida en San Francisco, cuenta con cerca de 1000 empleados y obtienen unos ingresos anuales de más de 200 millones de dólares, aunque declara unas pérdidas superiores a 100. Tres de cada cuatro usuarios de Twitter están fuera de los Estados Unidos, lo que convierte en una plataforma verdaderamente internacional, y se calcula que cada usuario pasa conectado entre 6 y 7 minutos diarios. Sin embargo, el 44% de las cuentas creadas no ha producido jamás un solo tuit.

Nacimientos, muertes, victorias y derrotas, dramas personales, agradecimientos, chistes y parodias, noticias, pensamientos profundos y digresiones sin sentido... todo esto y prácticamente cualquier otra cosa tiene cabida en twitter. Gracias a él los famosos se han hecho más famosos y algunos desconocidos han dejado de serlo. Celebridades como Katy Perry acumulan más de 66 millones de seguidores (la que más del mundo), Taylor Swift lo usa para hablar con su gato (aunque miles de followers redifunden estos importantísimos mensajes para toda su red social), y prácticamente todo el mundo que cree tener algo que decir, desde familias reales hasta la CIA, ha encontrado a lo largo de estos nueve años alguna ocasión para hacer llegar al mundo sus trinos. En algunos países como China, Egipto, o incluso Corea del Sur, el pajarito azul ha estado enjaulado en alguna ocasión.

Las llamadas "tuistars" son capaces de convocar la atención de millones de personas con una frase, una ocurrencia o una foto. Las frases de Paulo Coelho no habían tenido tanta difusión desde los tiempos en que el PowerPoint y las fotos de atardeceres, títulos inundaban las cuentas de correo electrónico de todo el planeta Tierra. Para bien o para mal, estamos tan familiarizados con twitter a estas alturas es realmente parece mentira que inicialmente fuese utilizado como un servicio de comunicación interna para una pequeña empresa, donde trabajaban los fundadores de esta plataforma.

Jack Dorsey, cofundador de Twitter, lo definió en sus orígenes como "ráfagas cortas de información intrascendente, gorjeos de pájaros". Actualmente, algunas de estas ráfagas de información intrascendente pueden desestabilizar un mercado financiero, airear un secreto de estado o provocar un incidente internacional. Aunque también es cierto que la publicación humorística The Onion, que habitualmente difunde noticias falsas en tono de broma, supera en seguidores a casi todos los medios "serios" del mundo. Y paradójicamente, aunque el valor de Twitter como empresa es de varios miles de millones de dólares, sus creadores aún no han dado con la fórmula que permita rentabilizar de manera apropiada este servicio.

Se han enviado tuits desde el espacio (en el año 2010 el astronauta Creamer tuiteó desde la Estación Espacial Internacional) y desde prácticamente todos los rincones de la tierra. A veces hemos hablado de que los teléfonos móviles son algo omnipresente en el mundo actual. Pues bien, twitter parece hecho a la medida de estos dispositivos, y según muchos analistas su uso e importancia seguirán creciendo en un futuro próximo. Porque eso sí, al igual que su aparición causó toda una conmoción y muchos cambios en las comunicaciones, nadie sabe en lo que se puede convertir twitter dentro de unos años, o si aparecerá una nueva fórmula que lo deje anticuado. Pero sin duda, cuando esto ocurra, nos enteraremos por un tuit. ¡Feliz cumpleaños, twitter!