Teléfonos baratos: cuando menos es suficiente

Siempre hay alguien encantado de mostrarnos las maravillas de su pedazo smartphone último modelo, con procesador de varios núcleos, cámara de más de 10 megapíxeles, la ultimísima versión de Android y una pantalla de muchas pulgadas. Pero también hay gente que busca en un teléfono precisamente eso: un teléfono sin más. Sin grandes alardes tecnológicos, sin resoluciones dignas de una tele de salón y sobre todo sin el peligro de dejarnos un agujero en el bolsillo.

¿Es posible tenerlo casi todo por casi nada? O en otras palabras: ¿qué smartphones podemos comprar si queremos disfrutar de prestaciones aceptables, aplicaciones, juegos y buenas fotos pero no queremos pagar por un teléfono más dinero del que pagamos por la hipoteca? Veamos algunas de las opciones más apetitosas del mercado.

El primero es Samsung. Es Galaxy. Es barato. Es… ¿posible? Sí. El Galaxy Star puede parecer un modelo anticuado o poco potente si lo comparamos con las últimas novedades, pero seamos honestos. ¿De verdad no podemos vivir sin una pantalla que parece sacada de una Tablet y realmente necesitamos hacer fotos de más de 2 megapíxeles a diario? Este pequeño gran móvil tiene una dignísima pantalla de 3 pulgadas y hace fotos de los mencionados 2 megapíxeles. Su Android 2.3.5 alcanza para casi casi todo, y aunque su memoria es un poco escasa, como solo cuesta 76 euros bien podemos comprar alguna tarjetita extra.

Un poquito por encima en cuanto a tamaño, prestaciones y precio encontramos al LG Optimus L3. Menos de 91 euros por una pantalla de 3,2”, cámara de más de 3 Mp y todo un Giga de memoria es un chollo. La relación calidad precio es imbatible, e incluso los fanáticos del diseño le podrán poner pocos peros a este elegante modelo que bien poco tiene que envidiar a otros que le doblan el precio. Cualquier análisis que encontréis por ahí dirá que es de “gama baja” o “para usuarios iniciales”, pero insistimos en que muy poco se le echa en falta. Y es tan baratito…

Rebasamos la barrera psicológica de los 100 euros pero a cambio tenemos todo un Sony Xperia E. Android 4 y casi 3 gigas de capacidad en su memoria, además de una pantalla de 3,2 pulgadas y una cámara de 3,2 Megapíxeles conforman un producto equilibrado, compacto y sencillamente perfecto para la mayoría de usuarios. Si uno no tiene grandes exigencias –o las normales-, seguramente tardará en deshacerse de un móvil que parece pensado para durar y dar mucho de sí gracias a su gran capacidad de almacenamiento y a llevar instalada la penúltima versión del sistema operativo Android.

Y si queremos ir aún más allá en nuestra frugalidad y reducir el uso del móvil a su mínima –y original- función, tenemos el Nokia 100, que parece sacado de una máquina del tiempo pero al mismo tiempo presenta un aspecto… casi moderno. Mencionaremos las 1,4 pulgadas de su pantalla, su falta de conexión a internet, la ausencia de cámara y añadiremos que no puede hacer cosas como reproducir un archivo mp3. Pero después de un silencio valorativo terminaremos diciendo que, además de llamadas y mensajes, radio, linterna y reloj con voz, a este chiquitín la batería le dura más de 35 días en reposo o 12 horas funcionando. Y que cuesta 22 euros.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando las mencionadas cookies y la política de las mismas. Más información ACEPTAR

Aviso de cookies