¿Y por el bluetooth? ¿O porque puedas sincronizarlo con tu lista de Spotify? Lo creas o no, se trata de uno de los grandes reclamos de las marcas a la hora de publicitar un modelo, al menos entre los vehículos urbanos. Si no te lo crees, fíjate en los anuncios de televisión, como éste del Seat Ibiza:

El modelo en cuestión incluía una suscripción premium a Spotify gratuita durante los 6 primeros meses y un smartphone Samsung Galaxy Mini de regalo, donde podías almacenar tu música y escucharla en el coche. Un "obsequio" por un valor conjunto de unos 300 euros? en un vehículo de 11.600 euros.

Es indudable que las nuevas tecnologías suponen el reclamo ideal para un vendedor de coches. Según una encuesta internacional que hizo Intel ya en 2012, cuando la penetración de los smartphones era bastante inferior a la actual, el 80 por ciento de las personas duerme con su móvil en la cama, el 40 por ciento contesta llamadas en el baño y el 40 por ciento de las personas permanece las 24 horas al día, los siete días de la semana junto a sus teléfonos. Y hoy por hoy, el 84% de los españoles reconoce que utiliza el móvil mientras conduce, tanto para hablar como para atender sus redes sociales y mensajes de Whatsapp, aunque sabe que está prohibido y que supone un peligro para su seguridad.

Cada año se venden en el mundo 100 millones de coches, de los que aproximadamente un 15% incorpora algún tipo de conectividad móvil. Lógico, en los tiempos que corren, ¿verdad?

Ahora bien, ¿cuánto dinero extra estarías dispuesto a pagar por un soporte donde puedas colocar el teléfono? ¿Y por que tu agenda, tus mapas y tus apps estén sincronizadas? De este modo, conducir no equivaldría a perder conectividad, aun cuando tuvieras un manos libres. Podrías dictar mensajes, acceder a Google Maps, al calendario, a la agenda?

Smart ha probado un concepto novedoso, y económico. Sus nuevos modelos Smart Fortwo y Forfour ofrecen como extra en España, por 100 euros, un soporte donde puedes colocar tu smartphone y convertirlo automáticamente en la pantalla multimedia de tu vehículo. Evidentemente, está pensado para móviles con pantallas de más de 4 pulgadas, porque de lo contrario no verías un pimiento, pero lo bueno es que te ahorras la pantalla que incorporan en los equipamientos más completos la mayoría de marcas, y que baratas tienen poco o nada, sobre todo si le añades el GPS. Y lo que es mejor: con la misma interfaz que el teléfono.

Interior de un vehículo de la marca Smart
Fuente: Autobild.es

El sistema de Smart permite conectar cualquier móvil, ya sea Android o iOS. Es algo así como la versión económica y universal de CarPlay, el software que propone Apple y que próximamente empezará a verse en modelos de todo tipo ?por ahora sólo se ha visto en un Ferrari, el FF, que presentaron en marzo del año pasado en el Salón de Ginebra, una lástima que se me escape del presupuesto?-

Como no podía ser de otra manera, Google no va a dejar que Apple se lleve el pastel solito y trabaja ya con la mayoría de las marcas para incorporar el sistema operativo Android en los vehículos.

Así, en un futuro más bien cercano, cuando vayas a comprarte un coche, el vendedor te preguntará: "¿Qué sistema operativo quieres, Android o iOS?

Pero, ¿y si cuando el coche tenga tres años cambio mi iPhone por un Samsung? ¿Y si para entonces Facebook, Amazon o los españoles BQ (ojo con estos, que vienen fuertes) han lanzado un phablet súper atractivo, o incluso se ha puesto de moda una nueva categoría de teléfono? Que no cunda el pánico, el sistema operativo móvil se podrá cambiar.

El de los coches es un caso real y tangible de cómo la conectividad se está extendiendo a otros productos, más allá de la electrónica de consumo. Pronto, electrodomésticos, ropa de vestir y otros productos de nuestro entorno estarán conectados a Internet. No temas por tu factura, por suerte existe MásMóvil ;-)

¿Te imaginas cómo será tu vida entonces?