Unos llegan y otros se van. Es ley de vida. Sobre todo en el mundo tecnológico, donde los cambios se producen tan rápido que a veces no has terminado de aprender cómo se utiliza un cacharro cuando ya están estrenando otro mucho más novedoso.

El nuevo año ya tiene dos meses de vida y algunos cadáveres en los bolsillos. Quién nos diría a nosotros que seríamos testigos de la muerte de un navegador que lleva con nosotros desde que se inventó la informática doméstica? Pues sí, nos deja Internet Explorer, concedámosle un minuto de silencio.

Bien, no sonriáis todavía que os conocemos, porque desaparece Internet Explorer y lo sustituye Spartan, que suena muy bélico y guerrero, y dicen que es multifuncional. Veremos a ver qué tal es este navegador.

Las Google Glass es otro de esos inventos globo que nacen muy inflados y luego se quedan sin fuelle. Puede ser que uno de los problemas que impidió que las gafas inteligentes de Google se convirtieran en éxito fue la larga espera para su estreno que, al final, no se produjo nunca.

Los reproductores de música MP3 y MP4 también pasarán al recuerdo de la mayoría que nos compramos un iPod y nos creímos reyes. Lástima que el reinado nos durara tan poco, porque ahora, cuando podemos llevar toda nuestra música en el móvil, para qué vamos a cargar con otro trasto en el bolsillo. Una víctima más de la evolución tecnológica, como en su día lo fueron las cámaras de fotos.

El DVD y los reproductores de Blu Ray también parece que tienen los días contados. El vicio, hábito, llámalo 'x' de coleccionar películas y series de televisión físicas está de capa caída, y ya son más los que se conforman con visualizarlas en streaming en plataformas como Netflix.

Un gadget que revolucionó el mercado y que terminó adornando el salpicadero de la mayoría de automóviles que circulan por las carreteras de nuestra geografía también está en riesgo de extinción. Eso es amiguito, hablamos del navegador que a tantos conductores ha ayudado a encontrar su destino. Y es que, como está pasando con casi todo, el smartphone te puede servir para esto y otras tantas historias. Eso sí, no vuelques toda tu esperanza en la capacidad de tu teléfono en los viajes largos porque puede fallarte la batería.