¿Quiere aprender inglés? ¡Pregúnteme cómo!

Hablar inglés es facilísimo. Lo difícil es hablarlo bien. Bromas aparte, aprender un idioma extranjero es hoy día casi imprescindible, ya sea por razones laborales o simplemente por una cuestión práctica. Las opciones para conseguirlo son muchas, pero seguramente la más barata y accesible sea a través de una aplicación de smartphone. Obviamente nadie debe esperarse resultados rápidos y espectaculares, pero como iniciación para los principiantes o apoyo para quienes ya conozcan algo del idioma, tener siempre a mano lecciones, diccionarios y gramática constituye una gran ayuda. Y quién sabe, con constancia e implicación puedes llegar recuperar ese inglés un tanto oxidado que se te daba tan bien cuando estuviste de Erasmus o puedes pasar por un turista ilustrado en tus próximas vacaciones en el extranjero.

La primera aplicación viene de la mano del creador de los famosos “captcha”, esos tests automáticos que suelen consistir en escribir una palabra o un número y que a veces es requerido en internet para realizar acciones como por ejemplo para publicar un comentario en este blog. Luis von Ahn, que así se llama este poco conocido desarrollador, es el papá de Duolingo, una original manera de aprender idiomas (por ahora no muchos) que se basa en la práctica. Juegos, ejercicios adaptados al nivel del estudiante, montones de trucos para motivar como juegos contra reloj y un número de “vidas” limitado… y sobre todo es completamente gratis y está libre de publicidad (y captchas). Está disponible para Android e iOS y como la mayoría de las aplicaciones aquí presentadas, tiene una potente versión web que se puede usar conjunta o independientemente de la app.

Si todavía sigues rascándote la cabeza y no ves claro eso de aprender tú solito un idioma por muy completa que sea una aplicación, tal vez lo tuyo sea Busuu. Este método es uno de los que más tiempo lleva en el mercado y uno de sus pilares es el intercambio entre usuarios mediante videoconferencias. Su amplia oferta incluye lenguas como el polaco o el japonés y destaca por la impecable organización de sus cursos. Al registrarse suelen regalar una semana de Premium, ya que existe una versión gratuita con algunas limitaciones, para que podamos comprobar todo su potencial. La versión para smartphone está muy pulida y cuesta encontrarle algún fallo. Muy recomendable.

A veces, lo que falta es una motivación adecuada para continuar el aprendizaje de un idioma. Porque sí, a todos nos gustaría ser multilingües, pero el poco tiempo de que se suele disponer para estudiar, a veces apetece más destinarlo a otras aficiones o intereses. De eso se aprovecha Memrise para mantenernos enganchados: mientras aprendemos japonés, una lección nos introduce en el universo Pokémon, o una unidad de inglés nos familiariza con el alfabeto morse… Y además se trata de lecciones creadas por la comunidad de usuarios, a la que es gratis unirse y contribuir. ¿Te animas a hacer una lección de Español de tu propia cosecha?

Naturalmente, hay más métodos y tal vez mejores. ¿Nos recomiendas alguno?

¡Otra cosa! Según un informe elaborado por Telefónica y publicado recientemente, los usuarios jóvenes de smartphones miran su teléfono una media de 150 veces al día. Y en nuestro país ya hay más usuarios de móvil con acceso a internet que sin él.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando las mencionadas cookies y la política de las mismas. Más información ACEPTAR

Aviso de cookies