La primera feria tecnológica del año, el CES de las Vegas, sorprendió con gadgets e innovaciones para todos los gustos, pero si algo nos llamó la atención fueron la cantidad de dispositivos orientados a los inquilinos más peludos de la casa, las mascotas.

Si a ti te gusta utilizar la GoPro para grabar todas las aventuras desde un punto de vista diferente, ¿por qué no utilizar una cámara similar para conocer todo lo que hace y trastea tu perro? Ésta es la función principal de Scout 5000, una cámara que se coloca en el collar del perro para grabar todo lo que él va haciendo. Además, el dueño puede ir viendo en tiempo real todo lo que el perro graba desde el smartphone, e incluso activar la función GPS para localizar dónde se encuentra. Por si te parece poco, desde la app del móvil puedes silbar al perro e incluso hablarle. Cuesta unos 200 dólares.

Está claro que la comunicación con la mascota es verdaderamente importante. O por lo menos eso quiere demostrar Petcube, una cámara en forma de cubo que, al igual que funciona un monitor para niños, graba a tu mascota y te la muestra a través de una aplicación móvil. Desde el smartphone el dueño puede ver lo que su perro o gato esté haciendo en casa gracias a esta cámara que graba con un ángulo de 138 grados y que además puede emitir sonidos, por lo que es posible hablar a la mascota desde el smartphone.

Quizás más práctico si pasas mucho tiempo fuera de casa y darle de comer es un problema, es Petnet. Este dispositivo es en realidad un robot capaz de racionar la comida del animal para que no se empache y se lo coma todo de una sentada. Además de que puede ser programado para que eche comida cuando le hayamos avisado, también se pueden enviar notificaciones y realizar cambios desde el smartphone.

Jugar con tu perro o gato a veces supone un tiempo del que no dispones. Como no podía ser de otra forma, la tecnología también es capaz de suplir esta carencia gracias a juegos interactivos que seguramente te dejen con la boca abierta. Uno de ellos es CleverPet, un gadget que cuenta con tres alfombrillas sensibles al tacto que se van encendiendo cuando la nariz o las patas del perro se acercan. Con un poco de comida para motivar al animal, los creadores aseguran que es capaz de ir aprendiendo rápidamente y mejorando sus habilidades visuales y auditivas.

Parecido, pero para gatos exclusivamente, es Frolicat. Estos juegos tienen varias versiones, una con láser, en la que el gato debe perseguir un láser que se mueve constantemente, u otra con plumas voladoras, en las que no se cansará yendo detrás de ellas para intentar cazarlas.