Restaurantes, cafeterías, hoteles, bibliotecas, autobuses de línea, quioscos? Cada vez existen más puntos wifi, que te permiten navegar por Internet sin consumir datos de tu tarifa. Cuando estás en el extranjero, aún mejor: puedes wassapear a tus amigos, tuitear, comprobar tus correos electrónicos o buscar una dirección en Google Maps, sin pagar un solo euro en roaming.

wifi público

Algún día, no muy lejano, el wifi habrá invadido incluso objetos: farolas, contenedores de basura, semáforos? La conexión wifi será la base de las ciudades inteligentes!

Ahora, ¿es seguro? Panda Security ha emitido esta semana un anuncio advirtiendo de los principales riesgos de subirte a una red wifi pública cualquiera. Cuidado, porque un ciberdelincuente puede interceptar tu dispositivo y robar cuantos datos personales le apetezca.

No te confíes, no hace falta ser un gran experto informático para colarte en el móvil de otra persona.

"Todo lo que necesitas son 70 euros, un coeficiente intelectual medio y un poco de paciencia".

Son palabras del hacker Wouter Slotboom, que en 20 minutos fue capaz de conseguir los datos personales de casi todos los usuarios de una cafetería de Ámsterdam e incluso un historial de sus últimas búsquedas en Google.

Y hace no mucho, una niña de 7 años británica llamada Betsy Davis logró espiar las comunicaciones de los dispositivos que estaban a su alrededor en sólo 10 minutos y 54 segundos, siguiendo tutoriales que encontró en Google. Utilizó lo que se conoce como man in the middle, o 'hombre en el medio', que consiste en que tu ordenador se haga pasar por la red wifi a la que tus víctimas pretenden conectarse. De esta manera, todos los mensajes pasan por ti antes de llegar a su destinatario.

Quizás recuerdes también el lío que se montó al descubrir que los coches de Google que fotografiaban las calles para su servicio Street View captaron ?supuestamente- por error fragmentos de comunicaciones wifi no seguras.

coche de google

Puede que la próxima vez te lo pienses dos veces antes de usar tu WhatsApp a través de una de estas redes, ¿eh?

Hay formas de evitar que esto te ocurra a ti.

  1. La más sencilla, y que de hecho constituye una de las principales puertas de acceso a piratas informático, es cambiar tus contraseñas. Nada de paswords tipo 0000 y 1234; cuanto más complejas, mejor. Pero sobre todo, no uses una misma contraseña para todo. Si tus claves de email y banca online son idénticas, por ejemplo, no hace falta que te contemos qué podría pasar.
  2. Conéctate sólo a redes de confianza. En su defecto, procura conectarte a las redes wifi públicas a través de una red privada VPN (¿sabías que es muy fácil crear la tuya propia?).
  3. Desactiva la opción de compartir archivos en red. En un equipo Windows, puedes hacerlo accediendo a Panel de Control > Redes e Internet > Centro de redes y recursos compartidos.
  4. Escribe en el navegador direcciones HTTPS en lugar de HTTP. Esta extensión encripta tus comunicaciones y te permite navegar de forma mucho más segura.
  5. Instala siempre software de seguridad, también en tu tableta y smartphone.

¡No esperes a aprender por las malas! Para no jugartela con Internet en el móvil, utiliza nuestros bonos de datos para móvil.