Las Vegas acogió del 6 al 9 de enero el evento por excelencia de las tendencias tecnológicas del año: Consumer Electronics Show (CES). Muchos gurús y expertos de la tecnología se dieron cita para presentar qué 'se va a poner de moda'. Y a las personas de a pie, amantes y consumidoras de los aparatos que nos hacen más fácil la vida, nos interesa, y mucho, ver las innovaciones que hasta hace unos meses parecían de ciencia ficción.

Uno de estos inventos que cada vez está más cerca de salir de la gran pantalla para formar parte de nuestras vidas es el coche autónomo. ¿Quién no soñaba con tener un 'Kit' en su garaje y hablarle a través de su reloj?

Google (¿cómo no?) es uno de los que más avanzados están en temas de coches autónomos. No sólo está desarrollando su propio automóvil sino que ya ha hecho pruebas recorriendo miles de kilómetros en California.

Pero no sólo el gran buscador se ha puesto manos a la obra con los coches del futuro. Las grandes marcas de automóviles se han puesto las pilas para dar sus propias visiones de cómo conduciremos de aquí a unos años, o de cómo vamos a poder llamar a nuestro coche desde nuestro smartphone o wearable. Mercedes-Benz fue uno de los que aprovecharon el CES 2015 para presentar sus ideas.

Al igual que Volkswagen, que proponía un sistema de conducción autónoma, o lo que es lo mismo, un coche que se encargará de salir solito del parking e irte a buscar a la puerta de tu casa. ¡Perfecto para los días lluviosos!

La inteligencia de los automóviles del futuro aumentará gracias a la tecnología y a todos los 'aparatos' que estarán conectados con él (ese dichoso Internet de las Cosas del que todo el mundo habla). BMW, por ejemplo, presentó su llave inteligente, que por supuesto no se encargará solo de abrir, cerrar y poner en marcha el coche. Compuesta por una pantalla táctil de 2,2'' hará las funciones de tu smartphone para tener un control remoto definitivo de las funciones de tu coche.

Jaguar también ha querido sorprender con tecnología para el coche del futuro y ha presentado su Driver Monitoring System (DMS), un sistema que es capaz de analizar tu cara y tus ojos y averiguar si tienes sueño, estás cansado o si estás distraído con otras cosas. Y no habrá quién le engañe por mucha cara de póker que pongas o por muy grande que sean tus gafas de sol.

Ya queda menos para ver y guardar en nuestros garajes estos 'coches fantásticos', pero sobre todo para ver qué cara se les queda a alguno por el camino cuando vean un coche sin conductor en la carretera. ¡Éstas no tienen desperdicio!