No es algo extraño que, nada más hacer una compra de cualquier tipo (ya sea un producto, un servicio, un menú en un restaurante...) nos asalten las dudas sobre si hemos hecho bien comprando, si no tendríamos que haberlo pensado algo más, o bien si ese otro producto no nos habría satisfecho mucho más. Son las dudas que surgen a partir de la diversidad de opciones.

Cuando tenemos muchas elecciones posibles, variedad de elección, tendemos a sentirnos muy inseguros tras tomar una decisión. Tendemos a no creer en nuestra decisión inicial y arrepentirnos de haber pedido ese segundo plato, elegido esos pantalones, comprado esa pieza de joyería, o cualquier otra cosa que se nos pase por la cabeza. ¿Cómo consiguen evitar que nos sintamos así?

La respuesta rápida: limitando nuestras elecciones posibles de forma consciente, una vez que nos decidimos por algo. El ejemplo es muy ilustrativo (de esos en los que piensas: "¡Aaah...!"): cuando eliges a la carta en un restaurante, dudas menos en aquéllos en los que te recogen la carta y no tienes la oportunidad de seguir viendo opciones, que en los que la carta se queda contigo siempre. En el primero, la carta se cierra y se retira, en el otro sigues teniendo todos los platos delante de ti.

El ser humano es paradójico: se siente inseguro cuando toma una decisión y sigue teniendo opciones a la vista, pero a la vez necesita muchas opciones donde elegir para sentirse más a gusto. Por eso en muchos restaurantes, el camarero te retira presto la carta, una vez has pedido. Por un lado se evitan ellos la incomodidad de que el comensal cambie un pedido a mitad de preparación. Por el otro, inadvertidamente, nos hacen sentir más seguros de nuestras decisiones.

Bloquear el acceso a las opciones disponibles es la mejor manera de aceptar nuestra decisión. Podemos usarlo como truco para no dudar cuando tomamos una compleja decisión: una vez tomada, sellada, simplemente dejaremos de pensar en las opciones, las eliminaremos de nuestra mente, de nuestros recuerdos. Evidentemente es mucho más fácil si podemos eliminar esas opciones de forma física (cerrando la carta y entregándola) que si es algo moral, por ejemplo. Pero nos sirve de ayuda verlo de esta forma.

Vía | Neuroscience Marketing

Foto | gailf548