No es un elemento químico, ni un metal, ni un mineral. Es una sustancia con unas cualidades sorprendentes, entre ellas la de aparecer en titulares de prensa y revistas casi a diario. Para describirlo de manera sencilla: es como la fibra de carbono, pero todavía más ligera e infinitamente más resistente. La comparación típica que se suele usar para dar una idea de sus cualidades es que pesa cinco veces menos que el acero pero es 200 veces más resistente. Para los que les gusten las descripciones exhaustivas, diremos que el grafeno es un hidrocarburo aromático policíclico infinitamente alternante de anillos de seis átomos de carbono. Continuemos...

móvil grafeno

No se trata solamente de un material resistente y ligero. Es, además, lo que se llama un superconductor (100 veces más efectivo que el silicio), lo que le convierte en un sueño hecho realidad para la fabricación de circuitos. Es transparente, se enfría por sí mismo, resulta fácil de modificar para potenciar aún más alguna de sus propiedades, se autorepara, es capaz de generar electricidad si recibe luz, y aunque es tremendamente tenso permite el paso del agua. Uno de los científicos que obtuvieron un premio Nobel por sus investigaciones acerca de este material, aseguró que una plancha de grafeno de 1 m² de superficie y un átomo de espesor pesaría menos de 1 mg pero podría soportar un Peso de cuatro kilos. Increíble.

posibles aplicaciones del grafeno

Entre sus muchas y todavía insospechadas utilidades, están el de construir, por ejemplo, cascos y protecciones de ciencia-ficción. Ultraligeros y súper resistentes. También cables de alta velocidad, baterías con una capacidad de momento sólo podemos soñar, pantallas táctiles flexibles, cámaras fotográficas 1000 veces más sensibles que las actuales, además de ser más baratas y de consumir menos energía, e incluso la construcción de plantas desalinizadoras de agua. Otras aplicaciones más prosaicas serían un hilo dental perfecto o colchones increíblemente cómodos. Incluso la fundación Bill y Melinda Gates ha hecho público un concurso que premiará con 100.000 $ al inventor de un condón más fino y resistente que los actuales, y algunos científicos han apuntado que el material ideal sería el grafeno.

El tenista Djokovic y Maria Sharapova utilizan raquetas con grafeno. Y según algunos, sería posible fabricar teléfonos móviles tan finos como una hoja de papel, que se podrían doblar igual que un kleenex, y que encima serían mucho más rápidos y tendrán una batería con mucha más capacidad en las actuales: hasta una semana sin recarga y con sólo 15 minutos de enchufe para estar de nuevo a tope. Y qué decir ante la posibilidad de construir coches - y prácticamente cualquier vehículo- con carrocerías inmunes a golpes. Y, ya puestos, con motores increíblemente ligeros y, por qué no, movidos por baterías de grafeno. A este respecto, algunos científicos han apuntado que sería posible llegar a diseñar coches eléctricos que consumiesen mucha menos energía que los actuales.

Gracias a su sensibilidad a la luz, el grafeno ofrece además la posibilidad de fabricar dispositivos de ciencia-ficción, como lentillas de visión térmica, al estilo ¨Predator¨ que además de molar mucho podrían servir para controlar el flujo de la sangre en tareas de medicina. Las posibilidades son tantas y tan variadas, que no es de extrañar que el entusiasmo haya generado tantos y tan sugerentes titulares. Desde luego, es lógico que se haya calificado al grafeno como de "material del futuro", pero lo mejor de todo es que ese futuro está a la vuelta de la esquina.

Resulta una agradable sorpresa ver que en nuestro país hay varios equipos de investigadores ocupados en el desarrollar y producir esta maravilla. España es el principal fabricante de grafeno dentro de Europa y entre los clientes de algunas empresas patrias están Nokia, Phillips, Nissan o Canon. En todo el mundo no hay más que unas decenas de empresas que realmente tengan capacidad industrial para trabajar con grafeno. Y algunas de esas empresas están aquí. Si gracias a este novedoso producto conseguimos que nuestro país se afiance en la vanguardia tecnológica mundial, podemos decir sin ninguna reserva que el grafeno es un material milagroso capaz de lo (casi) imposible.