Durante mucho tiempo estuve en el bando de los que preferían comprar en los pequeños comercios locales a hacerlo en grandes superficies o a hacerlo a través de Internet.

Pero una vez tras otra me encontré con que estos comercios locales no tienen la agilidad como para atenderme de forma satisfactoria.

Entiendo que no puedan tener el stock de productos que una gran superficie o, por supuesto, que ningún gran vendedor en línea, pero aún estando dispuesto a esperar, en innumerables ocasiones mis pedidos son olvidados.

Hace casi un año que pedí un libro en una librería cerca de mi casa, ejemplar por el que todavía estoy esperando, aunque tengo el libro en casa desde hace meses, lo pedí a Amazon en cuanto abrió en España y en un par de días lo tenía en casa.

Tres cuartos de lo mismo con un coche de radio control que encargué en otra tienda local. Más de tres meses después de no recibir más que excusas ?y para eso cuando llamaba yo? lo encargué a una tienda en Alemania a través de Internet, y en cinco días lo tenía en casa.

Por esos y otros muchos casos más, hace tiempo que casi todas mis compras las hago en línea, en especial cuando tengo muy claro lo que voy a comprar.

Hasta hace poco era distinto cuando se trataba de ir de tiendas sin una idea definida de un modelo específico a comprar, pero hasta eso está cambiando.

Me descargué la aplicación de Amazon para iPhone, también disponible para Android, que esconde una peligrosa función, al menos para la competencia.

En la parte en la que permite buscar productos en Amazon hay también la posibilidad de escanear un código de barras de un producto cualquiera con la cámara del móvil, lo que, si está disponible en Amazon, te permite comprarlo en un par de toques pues la aplicación lo identifica sin mayores problemas.

Si se trata de un producto pequeño que te puedas llevar puesto, igual no merece la pena pedirlo en Amazon, salvo que la diferencia de precio sea muy grande.

Pero si se trata de un producto que tardarían un par de días en entregarte, igual acabas antes pidiéndolo en Amazon, en especial si tienes contratado el servicio de entrega Premium.

Así que ya sabes, la próxima vez que salgas de compras, no olvides llevar el móvil.