El proyecto de Google de utilizar globos aerostáticos para llevar Internet a zonas remotas del planeta toma altura. El ambicioso programa se lanzó en junio de 2013. Con él, Google no sólo busca una solución para conectar estas áreas. Además, considera que los globos pueden ser una alternativa en zonas rurales e incluso en emergencias o catástrofes naturales, asegurando así la conexión a Internet en momentos críticos.

Google, que ha bautizado la alternativa como Proyect Loon, ha ofrecido recientemente datos sobre la marcha del proyecto. La compañía asegura que sus globos aerostáticos (son similares a los que usan los meteorólogos) han recorrido tres millones de kilómetros hasta la estratosfera (se sitúan a unos 10 o 25 kilómetros de altitud, muy por encima de los vuelos comerciales). Para ponerlo en perspectiva, es una distancia equiparable a la de dar 75 vueltas a la Tierra.

El proyecto piloto ha llevado conexión a tres regiones en Nueva Zelanda, California y Brasil. Precisamente, la realizada en el país sudamericano ha sido la primera en la que Google ha podido ofrecer una velocidad de acceso comparable a las conexiones LTE de móvil.

Para poder dar servicio, Google calcula que necesita tener más de trescientos de estos globos navegando. Ese es su objetivo para el próximo año, concretamente los está desplegando en el hemisferio sur, siguiendo la línea del paralelo 40.

¿Por qué tantos globos circulando de manera simultánea? Porque es la única forma de conseguir la densidad de conexiones necesarias para dar el servicio, puesto que estas aeronaves sólo pasan por encima de un área geográfica durante un tiempo limitado.

Cada globo es capaz de dar conectividad a un área de 40 km de diámetro. Esta constelación de globos, dicen los ingenieros de Google, es la que permitiría poder llevar conectividad a estas zonas del planeta. Según aseguran, de esta forma es factible dar acceso a Internet con velocidades similares a las de las redes de telefonía móvil.

Eficiencia

Para crear esta constelación, Google ha investigado cómo poder fabricar estos globos de forma más eficiente. El equipo de este proyecto es capaz ahora de inflar un globo con cubierta de 15 x12 metros en menos de cinco minutos, por lo que es factible lanzar hasta 20 globos por día.

Además, la compañía estadounidense ha perfeccionado los globos puesto que algunos han logrado mantenerse hasta 134 días navegando, diez veces más que hace un año. En la actualidad, en la que el proyecto está aún en fase de prueba, la compañía tiene más de setenta de estos globos en activo. Google aplica algoritmos de software para determinar cómo aprovechar las diferentes corrientes de aire y las altitudes a las que navegue el globo en la estratosfera, de forma que el aparato pueda situarse sobre una zona geográfica concreta.

Mientras que Google apuesta por estos globos, Facebook tiene su propio proyecto para dar conectividad a zonas remotas y rurales del planeta. En el caso dela red social, confía en poder hacerlo mediante una flota de drones.De hecho, Facebook está detrás de Internet.org, una iniciativa que pretende llevar Internet a los 5.000 millones de personas (dos tercios de la población mundial) que aún no tienen acceso a la red.