¿A quién no le gustaría ser uno de esos gurús tecnológicos que son capaces de adivinar qué nueva aplicación va a arrasar o el próximo gadget de moda? Pues a partir de cinco euros uno puede ser como esos inversores de Sillicon Valley que ven desfilar por sus despachos a emprendedores, inventores y genios en ciernes, y apoyar a quien más le guste.

Las plataformas de ´crowdfunding´ o mecenazgo compartido son el escaparate elegido por muchos desarrolladores con una buena idea pero sin dinero para llevarla a cabo. Desde cargadores solares para el iPhone hasta un pequeño botón mágico que controla todas las funciones del teléfono móvil a base de clicks, pasando por infinidad de aplicaciones para casi todo, en páginas como Kickstarter o Lánzanos se puede encontrar casi de todo.

Pressy se anuncia como "el botón todopoderoso para Android". Puede sonar exagerado, pero introdúcelo por la entrada de auriculares de tu smartphone y casi estrenarás teléfono: pulsándolo de diversas maneras (toques largos, cortos, repetidos, etcétera), se pueden ejecutar las acciones que hayamos programado: llamar a algún contacto, abrir determinada aplicación, hacer una foto, encender la linterna? Es realmente ingenioso y, al igual que las más de 21.000 personas que lo han apoyado con más de medio millón de dólares, uno se pregunta por qué no se lee habrá ocurrido antes a Google o a Apple.

Así precisamente es como definen sus ceradores al Juicies+, "el cable que Apple debería haber fabricado". Se trata de cables de carga para dispositivos de la manzanita y también para el resto del mundo móvil fabricados con aluminio de alta calidad, mucho más resistentes y largos que los "normales" y que además recargan el teléfono más rápido. Sus creadores ya tenían experiencia en esto, pues hace un par de años lanzaron cables de carga coloridos que fueron un gran éxito. Del Juicies+ ofrecen incluso una edición hecha enteramente en oro que "solo" cuesta 120.000 dólares.

Pero no todos se mueven por el dinero. Un grupo de diseñadores británicos basados en Shangai pensó que, si cada día se cargan las baterías de los 1.400 millones de móviles que hay en el mundo (consumiendo tanta energía como una ciudad del tamaño de Murcia), ¿por qué no hacerlo con energía limpia? El resultado fue el Ginkgo, un pequeño panel solar con la forma del árbol del mismo nombre. Es portátil, capaz de recargar una batería de móvil en unas tres horas de sol, aunque sea a través del cristal de la ventana. Y atención: por 1.950 libras esterlinas te pagan un viaje de tres días a China para entregarte allí personalmente tu cargador, ¡y te invitan a cenar en un restaurante de lujo!

En cuanto a aplicaciones, la lista es casi interminable. Hay cientos de juegos, como el español Dungeon Run, ideas pensadas expresamente para pequeñas empresas, localizadores de sitios para acampar que usan el navegador del móvil, e incluso hay un chico de 15 años que trabaja en una aplicación que escriba críticas y resúmenes a partir de comentarios publicados en las redes sociales.

Mark Twain dijo que "un hombre con una idea nueva es un loco hasta que su idea triunfa". ¿Quieres patrocinar a uno de estos locos para convertirlo en un triunfador?

¡Otra cosa!: Si tienes twitter, puedes ser inmortal: un programa informático llamado LivesOn permite lanzar "tweets" desde la cuenta de un usuario ya fallecido que así lo haya decidido en vida. Aseguran imitará los gustos y el lenguaje del difunto.