Lo que no uses, ¡cámbialo! Prueba la app Obsso

Dicen que todas las modas vuelven… En este caso nos remontamos bastante atrás, antes incluso de la llegada del dinero, cuando la economía se basaba en el trueque: unas verduras a cambio de algo de hierro forjado, huevos por un martillo. Pues bien, ahora con todo esto de la economía compartida y el boom de la venta de productos de segunda mano ¡vuelve el trueque!

Un grupo de emprendedores españoles ha creado una app donde los usuarios pueden ofrecer productos que ya no usan, e intercambiarlos por otros productos. La app se llama Obsso y está disponible para iOS y, desde hace apenas un mes, también para Android.

En verdad, el trueque ya se está realizando a través de otras aplicaciones de productos de segunda mano como Milanuncios, Segundamano.es o la app Wallapop. También, por supuesto, en mercadillos y otros espacios no virtuales. En ocasiones, se produce un mix: el comprador ofrece un producto de menor valor… y suple el resto con dinero.

“Todos tenemos en casa productos que no usamos y que pueden ser interesantes para otros”

dice la reseña de Obbso. Y tiene mucha razón. Nos hemos acostumbrado a emplear dinero para todo, a derrochar y a consumir más de lo que necesitamos.

¡Que viene el coco!

Además –y esto puede resultar crucial para el futuro de la app- está previsto que el Gobierno cree una ley específica para servicios de consumo colaborativo. La cosa está bastante complicada. Sin ir más lejos, el Ayuntamiento de Barcelona acaba de poner una multa de 30.000 euros a Airbnb.

El gran problema de este tipo de servicios es que fomentan/canalizan una economía por la que los usuarios no pagan impuestos. Cuando se trata de ingresos puntuales (por ejemplo, cuando alguien alquila su casa aprovechando que va a estar fuera una semana) probablemente no le pasará nada, pues esa persona estará ingresando una cantidad de dinero relativamente reducida, que además le ayudará a pagar su hipoteca o los gastos de mantenimiento (la ley actual permite “compartir gastos”, pero no “percibir un beneficio económico”).

Pero hay quienes han hecho de estas actividades su forma de vida. En EEUU, los conductores de Uber ganan, de media, 30.000 dólares al año. Ojo, es muy lícito que lo hagan si nada se lo impide, pero seamos realistas: antes o después, la ley obligará a que todos los pagos se realicen por Internet (de forma que quede constancia de ellos) y Hacienda se querrá quedar con su parte del pastel. En cuanto a las empresas del sector, algunas serán prohibidas… y Obsso no será una de ellas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando las mencionadas cookies y la política de las mismas. Más información ACEPTAR

Aviso de cookies