No hay ninguna duda de cómo cambió nuestra vida con la irrupción de los teléfonos móviles...

Antes, cuando llamabas a alguien por teléfono (fijo, claro, qué otro! J) la primera pregunta era "Cómo estás?" y ahora ya es "dónde estás?" (total, ya sabías "dónde estaba!").

Pero no sólo esto cambió...

Antes te enterabas de una noticia al salir o al llegar a casa. Teníamos las noticias del mediodía y de la noche, o el periódico o la radio. No había gran variedad de fuentes de noticias.

Ni qué decir de los puntos de vista sobre cada noticia. Teníamos los puntos de vista de las pocas cadenas de televisión y los periódicos.

Ahora no sólo podemos estar siguiendo un partido de fútbol mediante una página web, a través de twitter o incluso de la televisión en el móvil.

El WhatsApp, Twitter, Facebook y otras muchas aplicaciones, nos avisan de lo que nos puede interesar (a veces nos avisan de demasiadas cosas L) y, muchas veces, en el mismo momento en que está sucediendo. Podemos seguir una boda por twitter, ver las fotos de quiénes están en una fiesta por WhatsApp, o de lo que acaba de anunciarse sobre un tema que nos interesa...

En el 2001 nos enteramos del avión que se estrelló en la primera de las Torres gemelas a tiempo para ver al segundo avión estrellándose en directo; es decir que nos enteramos de una noticia "única" en 15 minutos. Hoy podemos ver patear en directo el penalti que se acaba de cometer en el partido que no estábamos viendo. Es decir que podemos enterarnos de noticias que nos interesan sólo a nosotros, o a muy pocos, en cuestión de ? 1 minuto?.

Tal es el poder que nos da el moderno teléfono móvil...

Su uso ha ido más allá de poder ubicar a una persona rápidamente, para poner a su disposición una tremenda cantidad de datos que le permita estar informado al momento de que se produzcan los hechos que son de su interés.

No sólo podemos enterarnos de las noticias a una gran velocidad sino que, además, podemos enterarnos de noticias sencillas que pudieran ser de interés sólo para nosotros o unos pocos. No sólo pasan pocos minutos desde que se produce una noticia hasta que nos enteramos, sin importar la cantidad de gente a la que le pudiera interesar.

La inmediatez y la enorme cantidad de temas sobre los que podemos enterarnos es sólo sorprendente!, no es un cambio pequeño, ni el único.