¿El próximo gadget de moda o el aparato que revolucionará el mundo? Las posibilidades de las gafas de Google, que no saldrán a la venta posiblemente hasta 2014, son infinitas, tanto como la imaginación de los desarrolladores.

¿Qué son? En realidad, es un concepto muy sencillo. Se trata de unas gafas que, en la parte posterior derecha, cuentan con una mini-pantalla de 640 x 360 puntos de resolución, equivalente, según dice Google, a ver una pantalla de 25 pulgadas de alta definición vista desde 2,4 metros de distancia. Lo que Google no dice es que, al menos al principio, llevarlas durante largos periodos provoca ligeros mareos.

También llevan una cámara que permite hacer fotos y realizar videollamadas a través del programa Hangouts (el antiguo Google Talk). Igual que sucede con los relojes inteligentes, como el Samsung Galaxy Gear, las gafas de Google son un accesorio: a través de bluetooth, se conectan con un smartphone, que le aporta la conectividad.

Se dice que sus creadores tardaron apenas 40 minutos en idearlas y crear el primer prototipo, a base de materiales que encontraron por la oficina. Desde entonces, Google ha trabajado mucho en perfeccionar el que podría ser su invento estrella. En el siguiente vídeo, puede verse una demostración de cómo funcionan las Google Glass.

¿Sabías que, de las sólo 4.000 unidades que hay en el mundo, en torno a media docena están en España? Unas las tiene el doctor Guillén, de la clínica Cemtro de Madrid, que mañana por la tarde retrasmitirá una intervención quirúrgica ante más de 300 universidades y hospitales todo del mundo.

La operación se retrasmitirá en directo a través de YouTube y de la página web de Cemtro. Indra ha desarrollado el artroscopio sin cables (un dispositivo de telemedicina). Otra compañía española, Droiders, ha desarrollado el software Glassters Streamers, mientras que Telefónica aportará la conectividad.

La misma Droiders ha creado otras apps para el próximo dispositivo de Google. Por ejemplo, está trabajando en una solución para personas invidentes que lee textos presentes en carteles de la calle, señales, etc.

Otro par de Google Glass lo tienen los desarrolladores Andreu Ibáñez, de la empresa Ponent 2000, y Ander Martínez y Carlos Fernández, de Mundo Glass, que han creado un sistema de codificación de materiales procedentes de yacimientos arqueológicos, que emplea las Google Glass como sistema de consulta. O un programa de información para helicópteros, por el que, mediante realidad aumentada, si el piloto mira hacia abajo, puede ver qué paisajes o áreas está sobrevolando.

Por su parte, Mashme TV, la empresa de Víctor Sánchez, sueña con incorporar su solución de videoconferencias y conexión remota en las esperadas gafas de Google.

Y tú, ¿para qué crees que sirven las Google Glass? ¿Te imaginas vistiendo unas por la calle en menos de dos años?