Los desfiles de moda ya no serán tal y como los conocemos ahora. Los superhéroes no tendrán que ser infectados por arañas para poder tener superpoderes. Nuestro armario tendrá un nuevo compartimento para los wearables. Cada vez están más presentes en nuestras vidas y todos llevaremos uno tal y como ahora llevamos el smartphone pegado a nosotros durante todo el día.

Tal vez creas que tú no formarás parte de esos 'geeks' que se hacen con todas las novedades tecnológicas. Pero igual el problema está en que sólo piensas en relojes que ocupan toda tu muñeca y gafas que te hablan. Los wearables van mucho más allá, y algunos de los que te vamos a mostrar a continuación te van a dejar con la boca abierta (y con ganas de empezar a buscar un cajón para hacerlos hueco en tu vida).

Los wearables llegan a la moda. Ahora podrás cargar tu móvil o medir tu ritmo cardíaco sin necesidad de llevar nada más que una camiseta. Igual un poco extravagante por el momento, pero es un 2x1 que muchos no podrán resistir. También en el sector de la moda podemos destacar Sensoree Ger Mood Sweater, un jersey que incluye un sensor para detectar los movimientos del corazón y determinar en qué estado de ánimo te encuentras. Eso sí, cuidado porque se puede enterar todo aquel que te vea, ya que cambiará de color dependiendo de si estás de mejor o peor humor.

¿Te gusta el deporte? ¿Y concretamente el golf? Ahora ya puedes mejorar y controlar todos tus swing con Zepp GolfSense, un wearable que te colocas como un guante y que cuenta con un sensor que te dará muchos detalles de tu juego. Tras el final de los hoyos, sólo tienes que echar un ojo a tu smartphone y evitar cometer los mismos errores.

Por otra parte, impresoras 3D y wearables se unen para crear un anillo, de lo más simple pero a la vez ingenioso. Sesame Ring, un proyecto de Kickstarter, propone dejar de llevar tarjetas y tickets de metro, tren o cualquier transporte público y llevarlo en este anillo. Nunca mejor dicho, lo tendrás siempre a mano.

Los calcetines son una prenda que pasan desapercibidos en nuestro armario, no es algo que nos emocione comprar. Sin embargo, son imprescindibles en nuestro día a día, así que ¿por qué no convertirlos también en un wearable? Smarter Socks contienen un chip que hace un control de cuál es la pareja del calcetín, cuántas veces se ha lavado desde la primera vez que te lo pusiste y si ya es hora de que te compres unos nuevos.