Dicen que las mascotas se parecen a sus dueños. Hay algo de verdad en esta afirmación, pues nuestros animales de compañía aprenden también de nuestros hábitos, nuestros movimientos, nuestros gustos y nuestro carácter. El fotógrafo Tobias Lang quiso plasmar este 'efecto contagio' en una curiosa colección llamada Your Pet And You (tu mascota y tú).

Pero en algunos casos la semejanza es tal que la simbiosis parece total. ¿Se parece la mascota a su dueño, o es al revés? He aquí algunos casos que te sorprenderán.

La cosa tiene trampa. El peinado hace mucho, y eso se puede alterar. En verdad, el parecido de muchos de estos animales con sus mascotas va poco más allá del look que les da su peinado. O si no, observad:

¿Sabías que existe la cirugía estética para mascotas? Hace décadas que en España se cortan las orejas y las colas de los perros, con un fin meramente estético, pero de ahí a una cirugía propiamente dicha, había un trecho. ¿O no? En EE.UU., el negocio superaba ya los 50 millones de dólares en 2011 (no es mucho, si tenemos en cuenta el precio de una intervención, y que EE.UU. tiene más de 300 millones de habitantes).

Al parecer, en razas como el Sabueso y el Mastín, es relativamente común el levantamiento de párpados. En razas como el Buldog Francés o el Boston Terrier, es también relativamente frecuente la rinoplastia. Elevar el mentón, implantes testiculares, liftings? Hay quienes no se conforman con parecer perfectos ellos mismos.

De todos modos, según expone la psicología, las personas tendemos a elegir animales de compañía con los que nos identificamos, ya sea físicamente o por su personalidad o aptitudes. Siguiendo el ejemplo de los perros, el Pitbul suele acompañar a personas con una personalidad fuerte; los Galgos, a los corredores y cazadores; y los Xolo, a personas adineradas que buscan algo diferente. ¿Quién debe su aspecto a quién?

Pensándolo bien, ojalá tuviéramos todos los poderes del camaleón. Observad lo rápido que su piel cambia de color para protegerse del entorno.