Jeff Bezos, fundador de Amazon, está considerado como uno de los grandes visionarios de Internet. Su última idea, que a muchos les parece algo a medio camino entre la locura y la ciencia ficción, consiste en repartir pedidos con drones, es decir, pequeños aviones no tripulados. No es una broma ni un rumor: Bezos ha anunciado su revolucionaria, y para algunos descabellada, idea en el programa 60 minutos de la cadena estadounidense CBS.

"Sé que suena a ciencia ficción, pero no lo es", aseguró el ejecutivo norteamericano durante la entrevista. Ahora bien, no espere que un dron lleve los pedidos de Amazon a casa estas Navidades. Ni tampoco en los próximos años. Bezos estima que el sistema no estará en funcionamiento hasta dentro de cuatro o cinco años. El problema no es sólo tecnológico, sino también legal. Además de poner a punto la tecnología, Amazon necesitaría los permisos necesarios para poder operar con estos pequeños aviones no tripulados. De hecho, en estos momentos el organismo que regula el espacio aéreo en Estados Unidos no permite el uso de drones con fines comerciales, algo que se podrá aprobar en 2015. En Europa tampoco está aprobado el uso de estos aviones no tripulados.

Funcionamiento

Pero el fundador de Amazon parece tener bien claro cómo funcionará el reparto con drones, al que ha bautizado como Amazon PrimeAir: los aviones podrán transportar objetos de hasta algo más de dos kilos de peso, lo que supone aproximadamente el 86% de los pedidos que tramita el gigante del comercio electrónico. Estos drones, autónomos, podrán cubrir trayectos de unos 15 km. Así, podrán llevar el pedido desde el almacén directamente a la puerta de la casa del usuario en un tiempo aproximado de 30 minutos. Incluso ha recreado en un vídeo que se puede ver en YouTube mostrando cómo funcionarían estos mini aviones.

Bezos ha alabado su idea también desde un punto de vista medioambiental. "Es muy ecológico, mucho más que los camiones de transporte", dijo el ejecutivo. Además de los aspectos legales, hay incógnitas relacionados con la seguridad. Antes de que estos aviones tripulados sean una realidad, Amazon deberá afinar la tecnología para tener la certeza de que los drones puedan detectar y evitar objetos y personas en su trayecto.

Amazon ha sido la primera en mostrarnos cómo puede ser el futuro del reparto de paquetería. Pero no es la única empresa que trabaja en esta línea. UPS ha confirmado que lleva estudiando desde hace tiempo el empleo de estos pequeños aviones no tripulados para el envío de paquetes.