El que más y el que menos disfruta, disfrutará o ha disfrutado ya de unas merecidas vacaciones veraniegas. Fantástico. Todos nos merecemos un descanso. Pero ya sabéis que esto de ser raro y geek es como montar en bicicleta: si no se avanza sin parar, uno se cae. Así que, aunque el termómetro parezca decidido a llegar a los 40 grados y nos apetezca atarnos al aire acondicionado hasta dentro de un par de meses, debemos hacer un pequeño esfuerzo y seguir cultivando esas rarezas tecnológicas que nos hacen mejores geeks y por tanto mejores personas.

Empezamos por algo fácil y barato: ¿tienes un trozo de cartón y unas tijeras? Entonces tienes un casco de realidad virtual. No lo decimos nosotros, lo dice Google, ojo. Ellos los llaman cardboard VR set, y consiste simplemente en una plantilla recortable que puedes construir con cartón y que, una vez montada, tiene la apariencia de unos prismáticos rectangulares. El efecto, según dicen, está bastante conseguido, y la app necesaria se puede descargar gratuitamente. Los vídeos que circulan por Youtube son capaces de meterle el gusanillo a cualquiera, y desde luego, hasta que llegue el esperado Oculus Rift, no hay nada mejor si atendemos a la relación calidad/precio. Y encima tendrás la satisfacción de haberlo hecho tú mismo.

Si todavía sigues leyendo es que eres un verdadero geek de pro, uno de los nuestros. Y por tanto te mereces que te hablemos de una aplicación que habría hecho las delicias del inspector Gadget. Se llama Wink y, para decirlo pronto, sirve para controlar cualquier dispositivo controlable desde tu Smartphone. Luces, cerraduras, alarmas, termostatos, puertas de garaje, cafeteras y en general cualquier electrodoméstico o cachivache que se pueda monitorizar o activar mediante el sistema operativo o Android. Porque, regocijaos geeks del mundo, está disponible en ambas versiones y es gratis.

Pero supongamos que eres alguien que simplemente quiere sentarse a tomar una cerveza o un refresco y no tienes ganas de molestarte siquiera en instalar aplicaciones o ponerte a aprender a usar aparatos nuevos. Es verano y todo lo que te pide el cuerpo es relajarte, beber algo fresco y, eso sí, seguir mostrando tu vocación de raro aficionado a la tecnología y adicto a los smartphones. Si ahora mismo te sientes así y además te gusta el fútbol o por lo menos tienes mucho sentido del humor y recuerdas el famoso mordisco del mundial (el de Luis Suárez a Chiellini), te gustará tener esta funda abrebotellas para iPhone. Es una carcasa de acero para la parte trasera de tu teléfono Apple que "morderá" todas las chapas que se le pongan por delante y de paso protegerá con su goma antideslizante a tu querido iPhone.

Y terminamos donde tal vez deberíamos haber empezado: haciendo las maletas. A los que siempre olvidamos algo cada vez que nos vamos de viaje nos acaba pareciendo normal llegar a la playa y descubrir que hemos olvidado el bañador y la crema solar. ¡Pero no tiene que ser así! No si tienes PackPoint, que es como un mayordomo perfecto que te dice lo que debes meter en la maleta dependiendo de a dónde vayas a ir, por cuántos días, y las actividades que piensas hacer.

Yo, por ahora, voy a seguir disfrutando del verano. De un verano geek y raro.