Cuánto vale un Dominio de Internet

Un Dominio de Internet es el nombre con el que puede identificarse una página web, es decir el nombre con el que buscamos una página en Internet, es el masmovil.es de este blog.

El nombre de dominio (“Domain Name”) sirve para encontrar cualquier página web, servicio o blog. Debería ayudar a identificar y recordar la página, de ahí su importancia y que se lo considere como un elemento de valor.

Los nombres de dominio tienen un coste por registrarlos, que depende de la extensión que tenga. Por ejemplo, el coste de registro de un dominio con la extensión “.com” es de alrededor de 9€ por año; el de uno con la extensión “.es”, alrededor de 16€ por año.

Un nombre pertenece a quien lo registró y pagó por él. Esa persona puede renovar su registro, asociarlo con una página web o transferirlo, en forma gratuita o mediante un pago, sin restricciones para realizar y promover esa transferencia como una venta o en una subasta.

Hace bastante tiempo se registran y ponen a la venta nombres de dominio, algo que ha vuelto a ponerse de moda como resultado del interés y necesidad de obtener ingresos extra.

Hay algunos huecos legales acerca de quién puede registrar un nombre de dominio, lo que dio origen a muchas discusiones y conflictos. Muchas personas pueden llamarse Alejandro, entonces quién tendría derecho a registrar alejandro.com? (casualmente en venta).

Antes de presentar los criterios seguidos para valorizar los nombres de dominio, recordemos que la venta de un dominio, así como la de servicios y de otros elementos, es resultado de una negociación entre vendedor y comprador. El precio de venta es subjetivo y elegido por el vendedor; el precio de compra resulta de la negociación entre vendedor y comprador. El objetivo de este artículo es presentar el conjunto de variables comúnmente aceptadas y reconocidas como justificantes del valor de un nombre de dominio, no determinan objetivamente su valor.

A continuación, las prometidas variables.

1. Significado

Es uno de los aspectos más importantes. El nombre permite que nos conozcan e identifiquen, lo mismo es válido para los dominios.

El valor del nombre se mide por su popularidad, la que se mide por la cantidad de búsquedas directas a través de los buscadores.

Tienen más valor los nombres conocidos, generalmente nombres propios. Google o Twitter no tenían significado hace 20 años, ahora se han convertido en palabras que lo tienen. Su evolución es similar a la de cualquier otro nombre de producto o servicio (Coca-Cola, Adidas, …).

Otros nombres también conocidos (no propios) son los nombres de tecnologías (3G, 4G, …) y los nombres genéricos (seguros.es, viajes.es, …).

2. Características

Las características más importantes que pueden incidir en el valor de un nombre son:

  • Que sea corto y/o fácil de recordar.
  • Que tenga significado para el uso que se le quiera dar.

3g.com (en venta, 500 mil dólares!) es un buen ejemplo. Es un nombre corto (2 caracteres) y con significado. Perdería valor si decae el interés y significado de 3G.

En llevameacasa.net podemos asociar el nombre con su destino o uso, buscar un hogar para mascotas abandonadas. No es corto pero sí fácil de recordar.

3. Antigüedad

Hace cuánto tiempo que el nombre fue registrado.

Está asociado con la popularidad que pudiera tener y se complementa con la cantidad de enlaces.

Se supone que un nombre más antiguo debiera ser más conocido.

4. Enlaces

También relacionado con la popularidad del nombre, aunque sólo disponible para aquellos nombres ya utilizados.

Mayor cantidad de enlaces significa que el nombre es más conocido, aunque una cantidad excesiva (más de mil) puede significar que se utilizó en algún tipo de abuso.

5. Adecuación del nombre al contenido

Cuán predecible es el contenido asociado con el nombre, es otro elemento fundamental que interactúa con todos los anteriores.

6. Extensión

La extensión es el “.” Que complementa al nombre del dominio.

Son las famosas “.com”, “.net”, “.org”, “.es”.

Las más valoradas por su antigüedad, alcance y tradición son las “.com”, “.net”, “.org”, en dicho orden. Sin embargo el valor que pudiera tener para nosotros dependerá del significado que queramos darle y de su alcance. Si queremos dirigirnos al mercado español, evidentemente tendrá más valor una “.es”, mientras que si queremos ir a un mercado más extensivo e internacional, las tradicionales tendrían valor.

7. Potencial

EL potencial de un nombre está dado por las variables anteriores. A partir de ellas podemos calcular (con ayuda de Google) qué tan deseado y buscado es el nombre de dominio y los contenidos que pudiera tener asociados. Esto se traduce en conocer la cantidad de búsquedas mensuales que se realizan, lo que nos dará una idea de las visitas e ingreso que pudiéramos tener por publicidad.

Conclusión

El valor que puede tener un nombre dependerá de ciertas características propias y del uso que se le quiera dar. Es un valor subjetivo y no determinado por métricas, las variables anteriores sólo nos pueden dar una idea.

El valor final resulta de la negociación entre vendedor y comprador.

Algunas herramientas que te pueden ayudar a valorar un nombre de dominio:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando las mencionadas cookies y la política de las mismas. Más información ACEPTAR

Aviso de cookies