Parece mentira, pero hace unos años era difícil y caro tener un móvil con cámara de fotos incorporada ?y no hablemos de una cámara decente-. Hoy día es todo lo contrario: no hay smartphone que no la tenga, y además de una calidad que cada vez se acerca más a la de las compactas profesionales. Si además tenemos en cuenta las posibilidades de edición, retoque y efectos que nos ofrecen algunas aplicaciones, no es exagerado decir que quien tiene un smartphone, tiene en sus manos un estudio fotográfico portátil.

Cymera es una aplicación que precisamente permite, entre otras muchas cosas, hacer esas divertidas composiciones con retratos por las que antes había que pagar en las tiendas de fotografía: collages, decoraciones, fondos artificiales, máscaras, dibujos o carteles superpuestos, multitud de filtros? incluso podemos simular efectos de maquillaje o peluquería con resultados bastante logrados. Por otro lado, Cymera pone a nuestra disposición más de 20 filtros con sus respectivos controles de intensidad y luminosidad, siete tipos de lente, función antivibración, temporizador, autorretrato y en total más de 800 opciones y efectos -¡todos gratis!- para lograr efectos semi profesionales o simplemente divertidos y sorprendentes. Quien no conozca Cymera se está perdiendo, sencillamente, la mejor app de retoque fotográfico gratuita para smartphones.

Una vez estemos contentos con nuestra foto o queramos compartir nuestra colección de puestas de sol tomada durante las vacaciones, podemos compartirlas con Instagram. Lo han llamado el Facebook de las fotos, y aunque sus detractores aseguran que si eliminásemos las fotos de pies y comida se quedaría en nada, lo cierto es que es tan popular que es una referencia obligada. Instagram es una red social basada en el intercambio de fotografías, que tiene mucho en común con Facebook y que está pensada para ser usada en teléfonos móviles. O lo que es lo mismo: un intercambio de cromos de escala global. Y desde hace poco, además vídeos. 130 millones de usuarios pueden estar equivocados, pero son tantos que quedarse fuera, sin duda es perderse algo. Su gama de filtros, efectos y demás prestaciones es cada vez menos limitada e insistimos: lo mejor que tiene es que facilita el intercambio instantáneo de nuestras pequeñas obras de arte con nuestra red de contactos.

Pero con tanto frenesí retocador y con tanto afán por mostrar al mundo nuestras maravillosas fotos, podemos tener la mala suerte de borrar sin querer esa foto irrepetible que estábamos a punto de compartir. A todo el mundo le ha pasado? Y es que todo el mundo debería conocer Wondershare Data Recovery. Es un programa muy sencillo de utilizar y disponible para iOs y Android que? ¡tachán! Hará que reaparezcan como por arte de magia esas fotos que creíamos perdidas al haberlas borrado, ya sea adrede o por error. Wondershare es capaz también de rescatar esos mensajes, vídeos, audios y archivos que un día llenaron nuestra tarjeta de memoria y un buen día se perdieron como lágrimas en la lluvia. Hay una versión de pago y otra gratuita que resulta suficiente para salvarnos de una emergencia y recuperar lo borrado. Y atención: también funciona con ordenadores y cámaras de fotos.