Ya os hemos comentado en otros posts sobre cómo planificar un viaje para hacer de él una experiencia inolvidable. Normalmente cuando hemos encontrado un hotel que nos gusta solemos leer las opiniones que personas que han estado en ese hotel escriben en páginas y foros especializados. Pero, ¿Debemos creer todo lo que leemos?

En los últimos años las compras por Internet se han hecho comunes, pero también más sociales, basándose en la opinión de usuarios, lo que lleva al empresario a pensar que una buena crítica puede ayudar en su volumen de negocio. De esta manera, establecimientos con

puntuaciones bajas y malas críticas contratan agencias de publicidad, escritores freelance, o convencen a amigos y familiares para que escriban opiniones positivas y de esta manera mejorar su reputación.

La Universidad de Cornell está llevando a cabo un estudio con el objetivo de detectar críticas falsas para que, de esta manera, los portales de opinión sean más fiable. Reconocen que es dificil, pero nos ofrecen una serie de claves para ayudarnos a los usuarios a identificar posibles opiniones "compradas".

  • Destacar con quien estuvieron en el hotel, por ejemplo la pareja, familia, etc, al principio de la crítica.
  • Uso significativo de la primera persona del singular.
  • Mención directa al hotel nombrándolo dentro de la crítica.
  • Uso de adverbios para enfatizar el comentario.
  • Abundancia de verbos.
  • Uso de exclamaciones y emociones positivas.

Esto no quiere decir que cada crítica que leamos que empiece "Fui con mi novio ..." sea falsa o "comprada", pero si que nos hace plantearnos si estamos ante una opinión verdadera. ¿Habéis utilizado este truco para detectar críticas "dudosas"?

Vía | The New York Times

Foto | Whatleydude