Posiblemente os parezca un poco tendencioso el titular que acabo de escribir, y puede que más todavía por la foto que lo acompaña, pero aprovechando que estamos en enero, que venimos de unas fechas en las que comemos en exceso siempre (por poco exceso que sea) y que la cuesta de enero es un momento de intimidad familiar en el que procuramos gastar lo mínimo, pero sin renunciar a nada, viene sinceramente al pelo.

Comer sano hace que ahorremos cada mes, porque la comida sana no incluye dulces en exceso, no incluye licores de alta graduación, no incluye vino en grandes cantidades, cuida de no ingerir excesiva cantidad de grasas y potencia el consumo de verduras y frutas. Entonces, con un poco de ojo a la hora de elaborar la lista de la compra, podemos matar dos pájaros de un tiro: alimentarnos de forma sana y ahorrar un dinero interesante.

Consejos rápidos para ahorrar en la lista de la compra pero además comer sano:

  • Nunca sustituyas nada de la lista de la compra por ir a comer a un despacho de comida rápida. No es barato y tampoco es sano (ojo que no digo que sea insalubre).
  • Introduce en tu menú diario verduras en comida y cena, sopas a lo largo de la semana (las puedes hacer tú mismo con mucha facilidad) y cremas de verduras como primeros platos alternos. Come fruta en el desayuno, verás cómo te dan energía.
  • Carne roja una vez por semana, pescado dos o tres veces. Pastas y arroces. Potajes de garbanzos, de habichuelas,... cocina platos de cuchara y verás cómo consigues una buena alimentación y además te dan mucho de si.
  • El pan es importante y es asequible (dependiendo del tipo de pan y dónde lo compres). No dejes de comer pan, pero deja de "mojar" en las salsas.
  • Suprime el alcohol de tu dieta y verás cómo desciende el importe de la cesta de la compra y además disminuye poco a poco tu peso y la retención de líquidos.
  • No piques entre horas. En vez de eso come fruta o yogur a media mañana, acompañada de zumo, y por la tarde dedícate media hora para un café con un par de buenas galletas.
  • Las raciones que sean justas pero sin quedarnos con hambre. Masticar bien y comer pausadamente ayuda a mejorar la digestión y a no repetir plato por sistema.

Estos sencillos consejos no harán que tu lista de la compra se reduzca a la mitad, pero sí que estoy segura de que, si te fijas bien entre tu última lista de la compra y la siguiente aplicando estos consejos y teniendo en cuenta lo que comentamos, verás cómo estás pagando menos dinero. Y también verás cómo te sientes mejor simplemente comiendo un poquito más sano.

Foto | Centro de Alumnos ICA PUCV