Vivir pegados al móvil, trabajar delante de un ordenador y no lograr por ningún medio 'desintoxicarnos' de la tableta al llegar a casa puede tener algún perjuicio para nuestra salud, pero lo cierto es que la mayor parte de las teorías que circulan entre nosotros no son ciertas. Atento.

1. Tu móvil puede causar cáncer. Hace dos años el Tribunal Supremo italiano confirmaba que el uso del teléfono móvil había sido el causante del tumor cerebral de un ciudadano de 60 años que había estado diez años hablando unas seis horas por el móvil a causa del trabajo. Con este precedente, el Tribunal decidió sentenciar que el uso del teléfono causaba cáncer. ¿Es esto cierto? Según la mayor parte de los estudios publicados hasta la fecha no hay ninguna relación clara. La OMS aseguró que podía ser 'posiblemente cancerígeno' pero que por el momento no había ningún caso claro.

Además, en 2011 se publicó en el British Medical Journal el mayor estudio realizado hasta la fecha en el que se siguió la salud de 360.000 personas con móvil durante 18 años. El resultado fue negativo ante posible causa de cáncer.

2. Los cactus de ordenador. Seguramente en más de una ocasión has visto la venta de cactus como las plantas perfectas para poner cerca de tu ordenador. La supuesta explicación es que son capaces de absorber la radiación del monitor de la computadora, ya que este tipo de planta está acostumbrada a recoger gran cantidad de radiación solar para sobrevivir en entornos como el desierto. Lo cierto es que el cactus al lado de la pantalla no puede absorber la luz, pues las ondas viajan en línea recta, por lo que tendrás que ponerlo justo delante, no al lado.

3. A más megapíxeles, mejores fotos. Apple mantiene en sus teléfonos móviles los 5 Mpx que ya parecen cosa del pasado, frente a lentes de más de 20 Mpx de las que presumen otros smartphones. Lo cierto es que, según defiende la compañía de la manzana, lo importante para hacer buenas instantáneas no es el número de megapíxeles, sino las propiedades de la lente. Y tiene toda la razón. Este número representa la resolución máxima que tendrán las fotos que tomes. Lo que mide es el

tamaño, no la calidad de la foto. Por este motivo, para buscar una buena cámara hay que fijarse en la óptica, el sensor y el procesador gráfico.

4. Cuidado con los aviones. Llevar el teléfono encendido en el avión puede ser tanto

o más peligroso que subirte con pechos de silicona. Evidentemente, ni el avión va a explotar ni las prótesis van a saltar por los aires, pese a que muchos ciudadanos así lo crean. En el primer caso, no hay ningún supuesto documentado que acredite que los móviles pueden producir algún fallo en la mecánica del avión. Respecto a la silicona, las cabinas de los aviones vas despresurizadas, por lo que la presión atmosférica no puede causar ningún daño.

5. Sordos con el MP3. Escuchar música con los cascos del móvil, del iPod o MP3 no tiene porqué causar sordera. Los problemas auditivos se producen al exponerse a volúmenes excesivamente altos. De hecho, la Comisión Europea alerta de que escuchar todos los días música durante una hora a volumen por encima de los 89 decibelios puede causar problemas auditivos, no por el MP3 en cuestión, sino por el alto volumen.