Hay algo que algunos famosos valoran incluso más que su privacidad: una buena aventura, algunas un tanto excéntricas eso sí. ¡Por dinero que no sea! Atento porque merece la pena leer sus aventuras ¿Cuál de éstas os gustaría hacer algún día?

Evan McGregor recorrió el mundo en moto. En 2004, inspirado por el libro Los Viajes de Júpiter, se unió a un cámara profesional llamado Charley Boorman y juntos crearon el documental Long Way Round. En realidad, fue una "aventura calculada": dormían casi siempre en hoteles, y habían recibido una preparación sobre conducción "off-road", seguridad en países en conflicto y a saber qué más, de los mejores profesionales posibles. Y en Kazajistán tuvieron escolta policial.

Chicas, ¿os parece perfecto Patrick Dempsey? Debéis saber que es un gran aficionado de las carreras de coches. Además de actor (su papel más conocido es el de co-protagonista de la serie Anatomía de Grey) Dempsey es de hecho piloto profesional. Corre carreras de resistencia con Porsche. Este año participó por primera vez, también con Porsche, en la conocida competición 24 horas de Le Mans, celebrada hace solo unos días.

Adrien Brody es otro al que le gusta el mundo de las cuatro ruedas. Ha participado en algunas ediciones de Gumball 300, una carrera ilegal de coches de lujo que se celebra cada año en Londres, dura 6 días y que recorre unos 5.000 km. Una vez le pillaron... ¡a 320 km/h!

A Leonardo Dicaprio le gusta probar cosas nuevas. El año pasado en Ibiza las cámaras le pillaron volando sobre el Mediterráneo? pero no en un avión, como en la película que protagonizaba, Aviador.

Tampoco hace falta irse lejos para sentir la adrenalina. Simon Cowell, co-presentador de la versión inglesa de Factor X, trepa un árbol cada día. Como lo oís. Dice que "es como un ritual" y que le hace sentir bien y relajado. Podría ser peor. Angelina Jolie colecciona puñales (la embajadora mundial de la ONG Acnur, la misma). Y Claudia Schiffer tiene en su casa una macro-colección de arañas e insectos.